Son 30 alumnos del plan de terminalidad educativa que cursan en la sede de la Escuela N°38 “Marie Curie” de la ciudad de San Luis y que forman parte de la iniciativa medioambiental. El objetivo es sumarse al compromiso del cuidado del medioambiente, el trabajo en equipo y afianzar el vínculo con los alumnos.

Alumnos de la primera y segunda etapa del PIE participan del proyecto “A toda pila” y cuidan el medioambiente.

Alumnos de la primera y segunda etapa del PIE participan del proyecto “A toda pila” y cuidan el medioambiente.

El Plan de Inclusión Educativa (PIE) brinda la posibilidad a miles de puntanos de culminar sus estudios. Además, incentiva a los alumnos a formar parte de diversas iniciativas educativas, una de ellas es el Plan Provincial A Toda Pila del Ministerio de Medio Ambiente.

En esta edición del proyecto participa un grupo de 30 alumnos que cursa en la sede de la Escuela N° 38 “Marie Curie”, quienes de manera voluntaria decidieron participar.

“Esta iniciativa surge para sumarse al compromiso social del cuidado del medioambiente y para afianzar el vínculo con el grupo de alumnos”, contó la docente, Diana Giménez, y subrayó que “el trabajo en equipo desarrolla diferentes habilidades, cuando están todos unidos por una misma causa el resultado es más que significativo”.

En un primer momento los alumnos se entusiasmaron con la idea de participar, pero tuvieron que investigar e interiorizarse sobre el significado de juntar pilas y baterías en desuso.

“Los estudiantes se comprometieron desde el primer momento, ser parte social del proyecto fue el principal motor que los motivó a integrarse”, indicó la referente del PIE, Mariana Bielaszczuk.

Todos ellos conformaron una comunidad de alumnos, de la primera etapa y de la segunda etapa del plan, pero también se sumaron a la iniciativa familiares, vecinos, y amigos por un mismo objetivo: el cuidado del medioambiente.

Campaña de concientización

En tres meses los alumnos lograron realizar una campaña de difusión sobre las ventajas del cuidado del medioambiente, confeccionaron panfletos, carteleras y además fabricaron una pila grande con material descartable para que los alumnos depositen las pilas.

Cabe destacar que el proyecto consta de tres etapas, Etapa I: recolección, Etapa II: acopio, Etapa III: recepción de las botellas con pilas y baterías. Esta última etapa los jóvenes la esperan con mucho entusiasmo para que contabilicen sus botellas y el trabajo realizado.

Nota y foto: Prensa ULP.

Corrección: Berenice Tello.

Contenidista: Rosana Freite.