Este jueves, en las oficinas del Registro Civil, cuatro parejas fueron las primeras de la provincia en realizar el acto administrativo para formalizar la unión convivencial, en el marco del nuevo Código Civil y Comercial.

Este jueves, en el Registro Civil, se formalizaron las primeras uniones convivenciales de la provincia.

Este jueves, en el Registro Civil, se formalizaron las primeras uniones convivenciales de la provincia.

El nuevo Código Civil y Comercial de la Nación entró en vigencia el pasado 1º de agosto en todo el país. Entre numerosas novedades, el nuevo Código introduce importantes cambios con respecto al concubinato y le brinda diferentes efectos legales, como la denominada unión convivencial. En ese ámbito, cuatro parejas de la ciudad de San Luis se convirtieron este jueves en las primeras en la provincia en dar marco legal a su unión convivencial. El acto administrativo se llevó a cabo en las oficinas del Registro Civil, ubicadas en calle Ayacucho de la capital puntana.

Una de las parejas es la que conforman Griselda Arriola y Oscar González. Luego de firmar el acta, Griselda expresó: “Hacía tiempo que estábamos juntos y nos pareció que era momento de dar otro paso, pero el casamiento nos parecía demasiado. Nos explicaron cómo era lo de la unión convivencial y nos pareció mejor que el matrimonio. Llevamos dos años conviviendo y previamente estuvimos de novios cinco meses”. En tanto, Oscar dijo: “Sabíamos que teníamos muchos beneficios, como por ejemplo el tema de la obra social”.

Daniel Sosa y María Isabel Garro también realizaron el trámite administrativo de la unión convivencial este jueves. Son padres de mellizas de cinco años y llevan nueve años de convivencia, aunque se conocen desde hace 10. Daniel contó que por el momento no tienen previsto casarse, aunque no lo descartan para más adelante. También manifestó que decidieron dar este paso por los beneficios para llevar adelante trámites en diferentes organismos.

Con respecto a estas primeras uniones convivenciales en San Luis, el titular de la Dirección Provincial del Registro Civil y Capacidad de las Personas, Gastón Tula Barale, manifestó: “Después de 13 días desde la entrada en vigor del Código Civil y Comercial, hemos tenido las primeras uniones convivenciales de la provincia. Anteriormente se instruyó al personal que realiza matrimonios sobre esta nueva institución de unión convivencial, y a partir de eso ya estuvimos en condiciones de recibir los primeros turnos”.

El funcionario comentó que la unión convivencial es una institución que antes no existía y que en algunos aspectos se asemeja al matrimonio. “Tiene efectos jurídicos similares pero a la vez diferentes, en donde dos personas pueden dejar asentado, en un acta, la voluntad de unirse convivencialmente; y a través del labrado de esa acta hacer oponible a terceros y dar el requisito de la publicidad a esa unión, logrando de esta manera que la nueva legislación del Código Civil los alcance y hacer uso de los derechos que éste les instituye”, señaló.

Tula Barale estimó que a medida que esta nueva institución jurídica se vaya haciendo más conocida, más personas concurrirán al Registro Civil con este fin, sobre todo por los beneficios en cuanto a los bienes y la obra social. En ese sentido, sostuvo que la unión convivencial otorga beneficios que antes el concubinato no contemplaba y afirmó que pueden acceder a estas uniones todas aquellas personas que sean solteras. También comentó que las personas que deseen unirse convivencialmente tienen que comprobar, por medio de dos testigos, que esa unión lleva por lo menos dos años.

En total, se concretaron cuatro uniones convivenciales.

En total, se concretaron cuatro uniones convivenciales.

Los interesados tienen que dirigirse a la antigua sala de matrimonios del Registro Civil de la capital puntana (Ayacucho 945, 1º piso), con su DNI. En el lugar, se les entrega un formulario con todos los requisitos que se necesitan para acceder a la unión convivencial. Este trámite también se puede realizar en las delegaciones de Buena Esperanza, Estancia Grande, San Martín, Concarán, Merlo, La Calera, La Toma, Tilisarao, Juana Koslay, Santa Rosa del Conlara, San Francisco, Villa Mercedes, Justo Daract y Quines.

Para que la unión convivencial tenga los efectos jurídicos que le otorga el nuevo Código, el artículo 510 establece ciertos requerimientos: que los dos integrantes sean mayores de edad; que no estén unidos por vínculos de parentesco en línea recta en todos los grados, ni colateral hasta el segundo grado; que no estén unidos por vínculos de parentesco por afinidad en línea recta; que no tengan impedimento de ligamen ni esté registrada otra convivencia de manera simultánea; que mantengan la convivencia durante un período no inferior a dos años.

Por último, el funcionario indicó que, en la ciudad de San Luis, las uniones convivenciales se realizarán los días jueves, ya que el resto de la semana se recibirá las diferentes solicitudes de turnos por parte de los interesados.

Nota y fotos: Cristian Herrera – Prensa Ministerio de Gobierno, Justicia y Culto.

Corrección: Mariano Pennisi.

Contenidista: Jorge Gallego.