El individuo realizaba tareas de reparación en la casa de una mujer de 90 años, y aprovechó la situación para sustraer el dinero. El sujeto, que cuenta con antecedentes, fue detenido en la ciudad de Villa Mercedes horas después de perpetrado el hecho.

Medina al momento de ser aprendido aun llevaba consigo 10 mil pesos y elementos que había comprado con el dinero robado.

Medina al momento de ser aprendido aun llevaba consigo 10 mil pesos y elementos que había comprado con el dinero robado.

En horas de la tarde del sábado 18, un hombre, de 25 años, de apellido Medina, según fue identificado por la Policía, hurtó de la casa de una señora de 90 años más de $20.000 en efectivo. El Departamento de Relaciones Policiales consignó que el hombre trabajaba en la casa de la mujer realizando tareas de reparación.

Medina, que cuenta con antecedentes por robo y resistencia a la autoridad, había sido contratado por un constructor, de apellido Nesprías, para realizar arreglos en la instalación de cloacas en un domicilio ubicado sobre la calle Caseros al 600, en la ciudad de San Luis, donde vivía la damnificada con su hija, de 66 años.

El delincuente trabajaba desde hacía 10 días en la casa de las mujeres, ambas docentes jubiladas, y se había ganado su confianza. Medina realizaba labores en horario corrido, de 8:00 a 16:00, y ayer cerca del mediodía compartió el almuerzo con las mujeres.

La fuente policial indicó que las mujeres, luego de almorzar, se retiraron a sus cuartos a dormir la siesta, mientras el obrero continuaba con sus tareas y que, cuando se levantaron, ya se había ido. En el momento detectaron la falta del dinero, más de $20.000, que guardaban las señoras en una cartera, destinado para comprar materiales y pagarle a Nesprías.

Las mujeres contactaron al patrón de Medina para contarle lo sucedido y este se dirigió al domicilio de su empleado, en el Barrio Eva Perón. Allí se enteró que el sujeto vivía de manera transitoria en ese lugar y se había ido con su mujer y un bebé.

Tras alertar a la Policía de lo sucedido, los efectivos comenzaron con la investigación pertinente y determinan que el sospechoso había viajado a Villa Mercedes en taxi y que se había bajado en las calles Zabala Ortiz y General Paz, donde había comprado al menos cuatro pares de zapatillas y prendas de vestir en las tiendas de la ciudad villamercedina; así lo dio a conocer la fuerza de seguridad.

En un trabajo conjunto llevado a cabo entre policías de San Luis y Villa Mercedes, Medina fue detenido por una patrulla de la Comisaría del Menor y del Comando Radioeléctrico de Villa Mercedes. Al momento de ser aprendido, aún llevaba consigo $10.000.

Medina, en principio, fue demorado en la Comisaría 9ª de esa ciudad y luego trasladado a la capital donde fue alojado en las celdas disciplinarias de la Comisaría 1ª, quedando a disposición de la Justicia.