Un grupo de estudiantes del Plan de Inclusión Educativa (PIE) de la localidad de Carpintería, encendieron la llama de la histórica celebración religiosa del 29 de junio e hicieron arder lo malo de etapas pasadas. La iniciativa, que surgió de los propios alumnos, se realizó trabajando transversalmente todos los contenidos del cuadernillo del plan educativo y con el fin de rescatar la memoria de la historia social que tienen las personas mayores.

 Estudiantes del PIE de la localidad de Carpintería, encendieron la llama de la histórica celebración religiosa del 29 de junio.

Estudiantes del PIE de la localidad de Carpintería, encendieron la llama de la histórica celebración religiosa del 29 de junio.

El pasado 29 de junio, no fue un día más en la vida de los habitantes de Carpintería. Cuando el sol caía en la pintoresca localidad del Valle del Conlara, el campo Aguaruguay fue el lugar elegido para conmemorar el tradicional encuentro en el que priman la religiosidad y el volver a empezar.

En la búsqueda de rescatar la costumbre heredada a través de las décadas, el lunes por la tarde cuando el sol comenzaba a verse apostado en el horizonte, alumnos del Plan de Inclusión Educativa (PIE), reencendieron la llama de la histórica fogata de San Pedro y San Pablo.

La iniciativa religiosa surgió de los propios estudiantes, con el objetivo de retrotraernos a la memoria social que se vivía antiguamente en distintos puntos de la Argentina. De igual manera, como marca la celebración,  y emparentado con la oportunidad única que les otorgó el PIE de retomar sus estudios, encendieron el fuego que dejó atrás aquel pasado para caminar un nuevo sendero de posibilidades.

El encuentro reunió alrededor de 50 personas que, sin pensar en el frío, se acercaron hasta el campo a disfrutar de un momento de alegría y amistad. “Estamos felices con la convocatoria lograda, el grupo trabajó mucho en esta actividad y nos satisface poder concretarla”, indicó Nilda Bresciano, facilitadora del PIE en Carpintería y Cerro del Oro.

Asimismo, Nilda se refirió a la tarea abordada por los alumnos desde el aula: “La idea surgió a partir del contenido del cuadernillo. De manera transversal, con la fogata se trabajó con las diferentes materias, desde la plástica en la creación de los muñecos, desde el lenguaje con los mensajes y desde la historia con el hecho en sí”.

Los orígenes de la fogata:

El 29 de junio es una conmemoración en homenaje a San Pedro, primer Papa de la Iglesia Católica y a San Pablo, el gran apóstol de los gentiles, que fueron ejecutados alrededor del año 67 por orden de Nerón. Pedro, crucificado cabeza abajo, según su deseo por considerar que era indigno de morir igual que Jesús Cristo y Pablo fue decapitado en la ciudad de Ostia.

El sentido purificador atribuido al fuego, se mezcla con el rito invernal de la fogata cercana al martirio de los santos mencionados. Por eso, se ubica en lo alto de la fogata un muñeco con figura humana que es quemado como expiación colectiva para rendir homenaje a los santos inocentes. Esta es una fiesta que combina matices paganos y religiosos.

La palabra de los alumnos:

María Elida Bringas, alumna del PIE en Carpintería, se refirió a la actividad dispuesta por el grupo de estudiantes. “Para nosotros esto es una gran experiencia. Nos lleva a revivir grandes momentos, a recordar nuestra infancia y eso es lo que queremos dejar en los más chicos. Creamos este proyecto con mucho amor, estoy muy orgullosa de todos mis compañeros y del grupo hermoso que se ha formado. Estas iniciativas hacen que me sienta más joven”, expresó María Élida entre risas.

Por su parte, su compañera de curso, Noelia Urquiza, comenzó a estudiar hace dos meses en el PIE y fue parte del equipo que organizó la fogata. “Vine con mi marido y mis hijas, compartir esta experiencia con la familia es algo impagable. Cada uno de nosotros tiró un papelito al fuego con todo lo malo que nos ha tocado sufrir, y así eliminamos esto de nuestras vidas”, expresó Noelia.

Finalmente, la flamante alumna del PIE destacó el trabajo en equipo logrado con sus compañeros. “Nos hemos divertido muchísimo en el aula. Algunos llevaban las prendas para los muñecos, otros cocíamos, otros escribían, todos colaboramos y la pasamos muy bien en la previa. El objetivo es que esta costumbre se afiance y año tras año crezca”, concluyó.

Informes: ciu@ulp.edu.ar – Tel: 4452000 (interno 6089).

Nota y foto: Prensa Universidad de La Punta.

Corrección: Mariano Pennisi.

Contenidista: Emilce Martínez.