Se trata de una iniciativa del Subprograma Mujer y Comunidad para abordar el tema en escuelas públicas y privadas. La construcción de una relación sana es el eje central de la actividad.

El taller sobre violencia en el noviazgo llegó al Instituto “San Pablo”

El taller sobre violencia en el noviazgo llegó al Instituto “San Pablo”

Con la idea de evitar las relaciones conflictivas, que suelen desembocar en violencia de género o familiar, el Ministerio de Inclusión Social puso en marcha un ciclo de talleres dirigidos a chicos de secundario de la capital puntana, y la propuesta llegó al Instituto “San Pablo”, en el contexto de una jornada completa que la institución organizó sobre el tema.

El ministro de Inclusión Social, Gastón Hissa, señaló que “esta propuesta está recorriendo las escuelas públicas y privadas, y se centra en la construcción de vínculos sanos”. Además, enfatizó que “se trabaja con adolescentes para concientizar y prevenir situaciones propias de la violencia de género que luego suelen tener también manifestaciones en el seno familiar”.

Por su parte, la titular de Mujer y Comunidad, Cristina Bustos Fara, explicó que “la violencia nace con una historia personal”, y puntualizó que “muchas veces parte de estereotipos, así como también del machismo instalado culturalmente, que sustenta una supuesta superioridad de los hombres sobre las mujeres”.

Durante el taller, los disertantes proyectaron un video que muestra la relación de una pareja de adolescentes, y se puede ver cómo el varón revisa el teléfono de su novia y le cuestiona su forma de vestir. Al respecto, precisaron que “es muy importante no invadir los espacios individuales, y al mismo tiempo ser uno mismo, mantener la individualidad”, y que “lo que debe unir es la confianza y el respeto”. Como ejemplo, manifestaron que muchos chicos les revelan las claves de sus perfiles en las redes sociales a sus parejas o les dejan manipular su celular. Señalaron que “no hay que confundir confianza con el avasallamiento de la intimidad”.

Para estar atentos

Sobre los síntomas de una relación conflictiva, explicaron que “hay que estar atentos al individualismo, al trato del otro como cosa, a la falta de proyectos individuales, al intento de cambiar al otro, a la actitud posesiva, a la impulsividad y el arrepentimiento”.

Mientras que para establecer una relación sana, indicaron que “jamás hay que descalificar a la pareja, desvalorizarla”, una premisa que nunca se debe abandonar. Además, detallaron que “debe haber respeto por el otro, proyectos en común e individuales, espacios propios, no descalificación, ser uno mismo, cuidado del otro, diálogo, confianza, libertad, diálogo con pares y con la familia, tolerancia, y construcción de una pareja creativa”.

Para cerrar, enfatizaron que el silencio es la peor opción, por lo que se recomendó hablar del tema y si se está frente a una relación violenta buscar ayuda. Para ello, se indicó que el Subprograma Mujer y Comunidad brinda contención, asistencia y asesoramiento en el tercer piso de la ex Casa de Gobierno, por calle Ayacucho. Precisaron que también se puede consultar por teléfono a los números 0266 / 4451109 o 4451128.

Nota y foto: Darío Calderón – Prensa Ministerio de Inclusión Social.

Corrección: Berenice Tello.

Contenidista: Emilce Martínez.