A las 16:15 comenzó la llegada al continente. 33 años después del conflicto, los veteranos sanluiseños que visitaron Malvinas comenzaron a recorrer el camino que los llevará a sus hogares. Lo hicieron viviendo las primeras emociones del regreso.

El tiempo permite que nuestros excombatientes retornen como se lo merecen. No hay tristeza en el viaje, probablemente un poco de melancolía mezclada con la paz de quienes pudieron saldar una deuda que llevaba demasiado tiempo en ser pagada. Esta vez, a diferencia de 1982, no llegaron al sur patagónico ni ocultos ni en silencio. El recibimiento fue con banderas y banda militar incluida.

Veteranos santacruceños con sus familiares y la banda militar. Emotiva llegada Río Gallegos

Veteranos santacruceños con sus familiares y la banda militar. Emotiva llegada a Río Gallegos

Previo a la escala en la capital santacruceña, nuestros veteranos debieron convivir con el extremo rigor que sufren los argentinos cuando llegan a Mont Pleasant, la base militar británica que también se utiliza para los vuelos comerciales.

En el ingreso, un militar ingles revisa, con listado en mano, la correlación entre la nomina de pasajeros que abordaron el colectivo y el listado de quienes abordarán el vuelo de Lan, una práctica reservada solo para argentinos.

Cuando se deja atrás la primera barrera de control, el micro recorre un camino que atraviesa el enorme asentamiento militar enclavado en el corazón de la Isla Soledad. Soldados armados,  vehículos de combates o para el traslado de tropas, aviones o helicópteros militares, forman parte del paisaje. Los carteles de “Prohibido tomar fotos” se alternan en castellano y en ingles.

Río Gallegos la primera emoción del regreso mas esperado

Río Gallegos la primera emoción del regreso mas esperado

Dentro del galpón que actúa de aeropuerto civil, previo a embarcar, un policía advierte sobre la prohibición de llevar elementos que hayan sido recolectados en los campos de combate, la prohibición incluía a las piedras y tierra malvinera.

No solo los modernos scanner del lugar revisaron cada equipaje, personal civil abrió cada maleta de, por lo menos, la mitad de la delegación, para hurgar de modo pormenorizado todos los elementos que se encontraban en cada valija, en esa requisa quedaron algunos sentidos e inofensivos recuerdos (turba o piedras del cementerio de Darwin, por ej.) de quienes vinieron a esta tierra a cerrar una vieja herida.

La revisación de los bolsos de mano al momento de ingresar en la sala de embarque, recayó en la mayoría de los que integran la delegación. Nuevamente el celo militar tenía ojos solo para los argentinos, los ciudadanos ingleses circulaban por una vía mucho más rápida.

Mañana a las 15:00 comenzarán a vivir el recibimiento del pueblo sanluiseño

Mañana a las 15:00 comenzarán a vivir el recibimiento del pueblo sanluiseño

Luego de poco más de una hora de viaje, la llegada a Río Gallegos estuvo cargada de sorpresas y emociones.

Los veteranos sanluiseños se encontraron en el ingreso al hall del aeropuerto local, con la Banda Militar del regimiento que tiene asiento en la capital santacruceña. La marcha a las Malvinas Argentinas, junto a otras canciones patrias formaron parte del repertorio.

Un grupo de jóvenes con una enorme bandera argentina y la leyenda “Gloria a los 649 héroes de Malvinas”, junto a veteranos de Malvinas del lugar, con sus familiares, completaron la escena de la emotiva bienvenida a los veteranos puntanos.

La primera emoción de un grupo que hace 33 años atrás regreso a la patria en penumbras y hoy lo hace con el orgullo de saber, que hay una provincia que los espera para darles las gracias por la gesta realizada

Enviados Especiales

Nota. Diego Masci

 Fotografía. Marcelo Lacerda