Mañana desde las 10:00, en el Parque IV Centenario de la ciudad, más de 160 embajadores ambientales de distintos puntos de la provincia se reunirán para recibir sus certificados y celebrar la campaña “A Limpiar el Mundo”.

La campaña “A Limpiar el Mundo” congregará más de 160 embajadores ambientales en el Parque IV Centenario

La campaña “A Limpiar el Mundo” congregará más de 160 embajadores ambientales en el Parque IV Centenario

Esta cruzada mundial colabora con el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), buscando inspirar y dar poder a las comunidades para que limpien, reparen y conserven su medioambiente, a través de la realización de iniciativas que van desde la recolección de desechos y la plantación de árboles, a proyectos de conservación de agua y energía.

Participarán del Encuentro alumnos de las Escuelas N° 5 Bartolomé Mitre y N° 8 Sargento Baigorria de la ciudad; la Escuela Hogar N° 11 Granadero José M. Aguirre de La Totora; el Centro Educativo N° 7 Geólogo Román Guiñazú de La Calera; Escuela N° 306 Gobernador Zoilo Concha de Villa de la Quebrada; y la Escuela N° 84 Dalmiro Santiago Adaro de Villa General Roca.

Como acto de cierre y como una acción colectiva que busca además servir de ejemplo, el equipo del Ministerio, junto a los embajadores, realizará la limpieza de un tramo del río San Luis.

“Cada año, alrededor de 35 millones de voluntarios de más de 130 países de todo el mundo participan en esta campaña y buscan limpiar el mundo. San Luis también aporta su grano de arena para hacer un mundo más limpio”, señaló la ministra Daiana Hissa.

¿Cómo comenzó a Limpiar el Mundo?

Hace 20 años un constructor de barcos y navegante en solitario tuvo la sencilla idea de limpiar su entorno, la bahía de Sidney, Australia. La idea surgió luego que este viajero, Ian Kiernan, compitiera en las regatas en solitario BOC Challenge. Mientras navegaba por todo el mundo se horrorizó ante la contaminación que existía en zonas como el Mar de los Sargazos y en el Caribe. Ian describe en su sitio web: “No exagero al decir que experimenté una profunda desilusión cuando al llegar este mar lleno de magia y misticismo lo encontré sucio con sandalias, cubos de plástico, pañales desechables, tubos de pasta de dientes y bolsas de plástico”.
Al regresar a Sidney, Ian pidió ayuda a sus amigos y organizó el “Día de A Limpiar la Bahía de Sidney” en 1989, haciendo que 40 mil voluntarios recogieran de la Bahía chasis oxidados, plásticos de todas clases, botellas de cristal y colillas.
Ian y su comité pensaron que si habían sido capaces de movilizar una capital, también podrían hacerlo con el país entero. Así, cerca de 300 mil voluntarios participaron en el primer “Día de A Limpiar Australia”, en 1990, y el número ha continuado creciendo en los últimos 21 años.

El siguiente paso para Ian fue trasladar el concepto al resto del mundo. Tras conseguir el apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, Ian fundó “A Limpiar el Mundo”, en 1993.

La aceptación mundial de “A Limpiar el Mundo”, de la que participan alrededor de 35 millones de personas de más de 130 países cada año, ha demostrado que la fuerza de un trabajo en equipo y que cada acción vale para el cuidado del planeta.

 

Nota y foto: Paula Kraliczek – Prensa Ministerio de Medio Ambiente