Para evitarlo es importante no realizar fogatas en el campo, no encender fósforos o cigarrillos y evitar dejar vidrios que actúen como lupas.

 • Cuando el día es seco y con mucho viento, es preferible no hacer fogatas.

 • Al hacer fogatas, seleccione un sitio abierto, retirado de árboles, troncos, ramas y pasto.

 • Nunca descuide una fogata. Sea responsable.

 • Evite dejar basura en los campos, sobre todo botellas de vidrio y otros objetos que actúan como lupas ante los rayos del sol.

 • Si fuma en áreas arboladas, cerciórese de apagar completamente los cerillos y colillas de cigarro.

 • Si quema un pastizal, realícelo con ayuda de más personas. Preferentemente, solicite colaboración a los bomberos de la ciudad.

 Durante el incendio forestal

 • Si de pronto se percata de que se encuentra en la dirección en la que avanza un incendio forestal, debe localizar una vía de escape, de preferencia hacia los lados del frente principal del fuego o hacia alguna área amplia sin vegetación, tales como las parcelas de cultivo. Las áreas quemadas con anterioridad suelen ser las zonas más seguras para resguardarse del fuego.

 • Conserve la calma, analice la situación y solicite ayuda a las autoridades de inmediato.

 • Si el fuego es pequeño, apáguelo con tierra o agua si le es posible, no lo alimente con hojas secas o ramas que puedan aumentarlo.

 • Cubra su nariz y boca con un trapo de preferencia húmedo para evitar inhalar el humo.

 • Si al circular por carreteras que cruzan áreas forestales el humo de un incendio dificulta la visibilidad, se recomienda disminuir la velocidad o detener la marcha.