Las tareas de relevamiento se realizarán a partir de convenios firmados con el INTI y el INTA.

El Ministerio de Medio Ambiente trabaja en un relevamiento provincial de recursos biomásicos, una importante fuente de energía renovable. Para realizar el trabajo, el Ministerio firmó esta mañana un convenio de cooperación técnica con los institutos nacionales de Tecnología Industrial (INTI) y de Tecnología Agropecuaria (INTA).

“Estos estudios se complementan con las otras investigaciones de recursos renovables en los que también estamos trabajando. Todo se orienta al cambio de matriz energética establecida en el Plan Estratégico de Energía 2012-2025, es decir, a comenzar a desarrollar energías renovables, limpias, para ir reemplazando a las no renovables y asegurarnos así la provisión futura”, destacó la ministra.

En el desarrollo del trabajo de relevamiento, el Ministerio de Medio Ambiente realizará la coordinación general del proyecto, aportará la información ya recabada y sumará sus profesionales y especialistas. El INTI tiene a su cargo la dirección técnica, aporta la investigación y la tecnología y realizará los ensayos de laboratorio. Allí se analizarán las muestras de la materia recolectada para conocer cuánto es el potencial de obtención de energía. El INTA se encarga concretamente del sector agro, aportando sus conocimientos y experiencia. Las tres entidades destinarán al trabajo profesionales capacitados en la materia.

Luego de la firma del convenio, el equipo tuvo su primera reunión de trabajo en las oficinas del ministerio, en el Edificio Proyección al Futuro de Terrazas del Portezuelo. El cronograma de tareas ya está diagramado y se extiende por 18 meses, aproximadamente.

“A partir de este relevamiento podremos conocer cuánta energía podemos generar en San Luis a partir de la biomasa. Con los resultados obtenidos se analizará la factibilidad técnica y la conveniencia económica de las posibles tecnologías a aplicar”, destacó la ministra Daiana Hissa.

Una vez que el mapa de recursos biomásicos esté concluido, se pondrá a disposición de las industrias que ya están radicadas en la provincia y será un elemento muy importante para atraer nuevos inversores.

¿Qué es la biomasa?

Es la materia orgánica que se puede utilizar como fuente de energía. La energía de la biomasa es la que se obtiene de los compuestos orgánicos mediante procesos naturales. Es una fuente de energía limpia y con pocos residuos que, además, son biodegradables. También se produce de forma continua como consecuencia de la actividad humana.

Generación de energía a partir de biomasa

Para poder llevar a cabo el relevamiento de todos los sectores, se los dividió en tres: industrial, agropecuario y urbano. Luego se identificará el potencial real de generación en cada uno. “Por ejemplo, podremos conocer la cantidad de residuos que produce un frigorífico o un criadero de chanchos y proponer la tecnología adecuada para aprovechar la energía que esto puede producir. Se trata de una valorización energética de esos residuos que, en este caso, puede estar dada por un biodigestor que producirá con estos desechos biogás. En el agro, los residuos de las cosechas también se pueden utilizar para producir energía”, explicó la ingeniera industrial a cargo del Área Investigación y Desarrollo del Ministerio de Medio Ambiente, Yanina Miranda.

El trabajo se orienta a adecuar las tecnologías a los procesos que actualmente se llevan adelante. “Lo principal para producir este tipo de energía renovable es conocer con cuánto de este material se cuenta. Luego se realiza un estudio costo-beneficio para saber si, a partir de lo que se genera, va a ser conveniente desarrollar una tecnología que transforme esos desechos en energía”, señaló Hissa.

Por otra parte, la biomasa resulta contaminante si no se reutiliza. Por ejemplo, el excremento que generan los animales como cerdos y vacas concentrados en criaderos puede ser contaminante si no se lo trata correctamente, esta es una manera de hacerlo y además producir energía en el proceso. “Lo que conocemos como biomasa muchas veces no es más que solo un montón de estiércol o desechos de la cosecha, difíciles de procesar correctamente, para que no se conviertan en un riesgo para la salud. A partir de la aplicación de esta tecnología, no solo se trata correctamente un residuo, sino que se produce energía a partir de eso”, simplificó Miranda.

Otro beneficio que aporta el desarrollo de este tipo de tecnología es la reducción de gases de efecto invernadero. En el inventario de estos gases que llevó adelante el Ministerio en la provincia, se encontró que el sector agricultura y ganadería es el que más gases libera a la atmósfera, ya que este tipo de industria está muy desarrollado en la provincia. Esto contribuye directamente al cambio climático. Por lo tanto, tratar estos residuos también implica una medida de mitigación al cambio climático.

Las tareas de relevamiento se realizarán a partir de convenios firmados con el INTI y el INTA.

Las tareas de relevamiento se realizarán a partir de convenios firmados con el INTI y el INTA.