Alrededor de 78 docentes de todos los niveles educativos y de distintas disciplinas abordan la teatralización como instrumento didáctico.

Docentes de todos los niveles educativos están empezando a considerar al teatro como una herramienta didáctica más. Esto quedó demostrado en la última capacitación dictada por la Universidad de La Punta (ULP), de la que participaron 78 maestros y profesores.

A los docentes de arte, historia y ciencias sociales, quienes, en la vida escolar, suelen tomar al teatro como método de aprendizaje de algún contenido particular, se sumaron los de química, matemática y ciencias naturales. Incluso, maestros de nivel inicial se animaron a incorporar la teatralización como recurso. “Año a año vemos un gradual interés por parte de los docentes”, aseguró Federico Abrile, coordinador del programa Divulgación Científica.

En el teatro, los maestros parecen encontrar no sólo una herramienta de aprendizaje de ciertos contenidos sino una manera de integrar a aquellos alumnos difíciles de motivar.

“La idea que les planteó Ernesto Suárez es que todos los espacios pueden ser espacios teatrales. Más allá del esfuerzo extra que implicará para los alumnos pensar una obra, les ayudará a lograr un compromiso afectivo. A los docentes, en tanto, les hará sentirse satisfechos por los logros de sus alumnos”, expresó el Coordinador del programa Divulgación Científica.

Dictado del taller

La actividad organizada por la secretaria de Ciencia y Técnica con la colaboración del Instituto Nacional del Teatro forma parte del IV Festival de Teatro y Ciencia.

A lo largo de varios encuentros, los profesores tuvieron que preparar una pieza teatral junto a sus alumnos. La presentación de esta obra definirá si aprueban o no el curso.

Dentro de este espacio artístico y pedagógico, los docentes se reúnen una vez por mes, los viernes de 18.00 a 21.00 y los sábados de 9.00 a 13.00.

Esta instancia de formación concluirá el viernes 17 y sábado 18 de mayo, en sus tres sedes: Centro Cultural Puente Blanco (San Luis), Complejo Molino Fénix (Villa Mercedes) y la Escuela Santiago Besso, de Merlo.

Los docentes tuvieron que preparar una pieza teatral, que definirá si aprueban o no el curso.

Los docentes tuvieron que preparar una pieza teatral, que definirá si aprueban o no el curso.