El Ministerio de Salud, a través del Programa de Cesación Tabáquica, llevará a cabo acciones por el control del tabaco el día miércoles 10 a partir de las 10:30.

Se realiza con el fin de continuar con el tercer módulo introductorio  de prevención y tratamiento del tabaquismo  destinado a los alumnos de primer año de la carrera de medicina de la Universidad Católica de Cuyo, a cargo de los profesionales del programa provincial de control del tabaco.

El taller se desarrollará en el salón de usos múltiples (SUM) del Hospital de Día del Sur, en el marco de las prácticas semanales que realizan los alumnos en su recorrido por las instituciones de salud.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que si se mantienen los patrones actuales de consumo de tabaco, para el 2030 será la principal causa de muerte en todo el mundo, sobre todo porque este hecho en muchas ocasiones es simplificado por los fumadores al decir que “de algo hay que morir”. Las estadísticas hablan de que es en la adolescencia cuando las personas, en general, se inician en el consumo del tabaco. Los jóvenes deben conocer claramente los riesgos del consumo del tabaco y de ésta forma elegir conscientemente ese hábito. La adolescencia se caracteriza por la búsqueda de la identidad, de la autoimagen, de la autoestima, es un periodo en que define estilos de vida. Puede ser un momento de inseguridad en el que la pertenencia a un grupo, la identidad y aceptación  pueden llevar a comportamientos poco saludables. Entre los diferentes ritos de iniciación con los que los jóvenes se sienten miembros de ese grupo de amigos, puede encontrarse el fumar. Además, el tabaquismo pasivo es la tercera causa previsible de muerte en los EEUU. En los niños fumadores pasivos se incrementa el número de enfermedades respiratorias y los adultos fumadores pasivos tienen un incremento relativo de desarrollar cáncer de pulmón.

Conocer estos riesgos nos permitirá ser más rigurosos a la hora de permanecer en lugares llenos de humo de tabaco y también en hacer respetar las normas sobre los lugares públicos libres de humo. Hay varias preguntas que podemos hacernos: ¿Cómo llegamos a estos niveles de consumo? ¿Por qué no se actuó antes? ¿Quiénes deben actuar? ¿Cuáles son los pasos a seguir frente a semejante pandemia?

Consumo o prevalencia

Actualmente, las mujeres se están incorporando masivamente al consumo del tabaco y es la población elegida por las tabacaleras, junto con los niños y jóvenes, hacia quienes dirigen las campañas publicitarias. La iniciación en el consumo del tabaco se produce en la adolescencia. La mayoría de los fumadores comenzó a fumar entre los 14 y 18 años. De estas cifras se puede deducir que cualquier política de prevención del tabaquismo debe estar dirigida a este grupo de población y se deben desarrollar medidas que impidan que los jóvenes comiencen a fumar.

Prevención

La mejor manera de prevenir el tabaquismo es evitar que las personas se inicien en el consumo de cigarrillos. Los jóvenes deben ser críticos y tomar conciencia de la trascendencia que sus comportamientos tendrán para el futuro de su salud. La mayoría de ellos, sin embargo, sin darse cuenta pueden estar imitando comportamientos de maestros, padres, hermanos mayores, por tener estos una importante función modélica y educadora. Desgraciadamente, muchos docentes, médicos, enfermeros y otros profesionales de la salud son el grupo que más fuma y en numerosas ocasiones ponen resistencia a ejecutar políticas de prevención del tabaquismo. Llama la atención cómo en las familias de padres fumadores los hijos, en general, también lo son y los padres no tienen fuerza moral para aconsejar a sus hijos de que no fumen, al igual que los docentes, quienes a pesar de las disposiciones legales que rigen en las escuelas, fuman en las salas de maestros.

El taller se desarrollará en el salón de usos múltiples (SUM) del Hospital de Día del Sur.

El taller se desarrollará en el salón de usos múltiples (SUM) del Hospital de Día del Sur.