Un recorrido por la demografía de nuestra provincia indica que en San Luis el número de personas en edad productiva creció en relación a la población en edad de dependencia (niños y adultos mayores). Así lo expone el último informe de la Dirección Provincial de Estadística y Censos (DPEyC) denominado “Estructura de la Población en la Provincia de San Luis”, que toma como fuente datos del Censo Nacional de Población 2010.

Según el informe, en 2001 la población intermedia o población en edad de trabajar en San Luis representaba el 61%, mientras que en el 2010 ascendió a 63,4%.

Según el informe, en 2001 la población intermedia o población en edad de trabajar en San Luis representaba el 61%, mientras que en el 2010 ascendió a 63,4%.

Según el informe, en 2001 la población intermedia o población en edad de trabajar en San Luis representaba el 61%, mientras que en el 2010 ascendió a 63,4% y se concentra principalmente en los departamentos Pueyrredón, Chacabuco y Pedernera. El aumento de quienes se encuentran en la etapa productiva de sus vidas implica para la provincia un “bono demográfico”, es decir, una oportunidad de crecimiento socioeconómico y mayor productividad, fenómeno que también se observa a nivel país.

El análisis de la DPEyC indica también que San Luis “ha avanzado hacia una  pirámide de población de transición según el Censo 2010, pues presenta una disminución de nacimientos y un aumento de los mayores de 65 años a causa del incremento de la esperanza de vida y también un aumento, del grupo intermedio o de población activa (15-64 años)”.

En relación a lo anterior se observa que disminuyó el índice de dependencia, es decir la cantidad de gente en edad inactiva que debe ser mantenida por los activos. En el Censo 2001 fue de 64,1% y en el Censo 2010 de 57,7%, lo que significa que por cada cien personas en edad de trabajar hubo aproximadamente cincuenta y siete personas que dependían de ellas.

El titular de la DPEyC, Dr. Adrian Garraza, explicó que “en la medida que aumenta la población en edad de trabajar y disminuye la cantidad de personas en edades inactivas se crea un contexto con mayores posibilidades de crecimiento económico per cápita y de los niveles de bienestar de la población”.

Otro dato que se desprende del análisis es que el índice de envejecimiento de la población es de 31,3%, con una tendencia hacia un creciente aumento: en 2001 se registraban 24 adultos mayores por cada cien menores de 15 años, y en 2010 ascendió a 31 mayores de 65 años por cada 100 niños y jóvenes.

 

Informe completo en: www.estadistica.sanluis.gov.ar