Se trata de un hombre que aseguraba dar adjudicaciones de viviendas sociales construidas por el Gobierno a cambio de dinero. El ministro de esa cartera, Eduardo D’Onofrio, aclaró que en ningún caso se ofrecen casas fuera de las reglamentaciones vigentes. “Los contratos de adjudicación los firmo yo, luego de un decreto del Gobernador, nadie más”, subrayó el funcionario.

Eduardo D'Onofrio, ministro de la Vivienda.

Eduardo D’Onofrio, ministro de la Vivienda.

El pasado viernes, durante el allanamiento a una vivienda de la ciudad de San Luis, la policía dio con Jesús Lucero, una persona mayor de edad denunciada por realizar operaciones a cambio de conseguir una vivienda social de las que entrega el Gobierno de la Provincia. “Recibimos al menos dos denuncias que indicaban que esta persona estaba ofreciendo la adjudicación de viviendas a través de un contrato apócrifo. Luego del allanamiento, se secuestró documentación que avala los dichos de los denunciantes”, comentó D’Onofrio. El presunto estafador realizaba las operaciones cobrando sumas de dinero que oscilaban entre los $1500 y $3000.

Sobre el tema, el ministro aclaró: “Los contratos de adjudicación los firmo yo, luego de un decreto del Gobernador, nadie más. El Ministerio de la Vivienda no tiene en la calle ningún intermediario para ninguna gestión, no nos dejemos estafar”.

Además, D’Onofrio recordó: “Para adjudicar una vivienda hay un decreto que establece la forma de adjudicar y preadjudicar, son públicas, y a los ojos de todo el pueblo. En este caso, una persona que adjudicaba en un café o una calle es un engaño”.

La policía secuestro documentación que compromete la situación del presunto estafador.

La policía secuestro documentación que compromete la situación del presunto estafador.