La moratoria impositiva provincial ofrece descuentos del 50% con pago al contado

La moratoria impositiva provincial ofrece descuentos del 50% con pago al contado

Definición del gobernador Claudio Poggi
domingo, 10 diciembre de 2023 | 18:58

“El Ramón Carrillo será, por regla general, un hospital público, no privado”

La nueva gestión de gobierno se propone poner en funcionamiento el sistema de salud al servicio de los vecinos. Quiere que el nuevo hospital que tiene San Luis trabaje en coordinación con los nosocomios del interior y los CAPS, que deben ser los primeros en atender a los ciudadanos. “El 90% de los problemas de salud de nuestros chicos se deben prevenir y curar, o incluso “atajar” en el barrio. Lo que no pueda atenderse en el ese nivel, se derivará al Carrillo, donde ya habrá un turno sacado”, aseguró el primer mandatario.

En materia de salud, un área en la que San Luis tuvo muchas carencias en los últimos años, el gobernador Claudio Poggi se propuso recuperar el sistema, para ponerlo “al servicio del ciudadano”. Por supuesto, la primera medida será cuidar la infraestructura hecha, pero observó que hay que ponerla en funcionamiento, “al servicio de los vecinos”.

Sin nombrar de entrada al hospital Ramón Carrillo, reconoció que “de nada sirve construir un gran edificio si en su interior no hay un eficiente servicio de salud. De nada sirve tener una Ferrari último modelo y que funcione como un viejo auto usado. Vamos a hacer andar la Ferrari como una Ferrari”. Y para lograrlo, dejó una convicción muy esperada por los sanluiseños, dijo que será “con un criterio de hospital público, no privado”, ya que actualmente los pacientes que tienen obra social deben abonar una parte de los servicios. En ese sentido, remarcó que el Ramón Carrillo “tiene que atender a todos, tenga obra social o no la tenga, luego el Estado se encargará de cobrarle a la obra social lo que corresponda. Pero la regla general es que será un hospital público, no privado”.

Sobre todo, apuntó al orden del sistema de salud, que el gobernador reconoció que hoy no existe. “Tenemos un gran Hospital Central totalmente disociado de los hospitales del interior y de los centros de salud barriales. No funciona eso, obviamente quien se perjudica es el ciudadano”.

Como primera medida, se propuso recuperar el sistema de atención primaria de la salud, ya que observó que “el 90% de los problemas de salud de nuestros chicos se deben prevenir y curar o atajar en el barrio. En los CAPS, en el Hospital del barrio o del pueblo, y lo que no pueda atenderse en ese nivel, se derivará al Ramón Carrillo, donde deberán estar esperando al paciente porque ya tiene que tener el turno sacado desde el centro de salud de su barrio”.

Finalmente sobre el Carrillo, prometió que la atención será “sin tanta burocracia, con la sensibilidad que requiere un ciudadano que no va al hospital a una fiesta , va porque está enfermo, va con la angustia de un hijo enfermo”.