La moratoria impositiva provincial ofrece descuentos del 50% con pago al contado

La moratoria impositiva provincial ofrece descuentos del 50% con pago al contado

INCLUSIÓN SOCIAL
jueves, 19 noviembre de 2015 | 16:02

Las charlas sobre vínculos sanos en el noviazgo llegaron a unos 3800 chicos

La propuesta de la cartera social está orientada a alumnos de los últimos años del secundario, y busca prevenir la violencia de género. La actividad es dirigida por el Subprograma Mujer y Comunidad. Ahora capacitarán a referentes en las instituciones que visitaron.

En cada colegio visitado queda un alumno referente que mantiene contacto con Mujer y Comunidad.

En cada colegio visitado queda un alumno referente que mantiene contacto con Mujer y Comunidad.

Como política preventiva para evitar las relaciones conflictivas, que suelen desembocar en violencia de género o familiar, el Ministerio de Inclusión Social tiene en marcha un ciclo sobre vínculos sanos en el noviazgo, que visita colegios públicos y privados. La propuesta, que ha recorrido cerca de 40 instituciones educativas, llegó a más de 3800 jóvenes y aún restan encuentros de su itinerario anual.

El ministro de Inclusión Social, Gastón Hissa, precisó que el taller es dirigido por el gabinete de profesionales del Subprograma Mujer y Comunidad y que “apunta a que los chicos sepan a qué situaciones estar atentos cuando empiezan a establecer relaciones de pareja para que les vaya bien en la vida sentimental”.

Agregó que les ofrecen tips a los adolescentes para evaluar cuándo las relaciones son sanas y cuándo no, “porque más del 75% de los casos de violencia de género registran antecedentes en el noviazgo”.

El funcionario señaló que, entre los factores a los que hay que atender, está el respeto por la privacidad. “Por ejemplo, cuando se revisa el teléfono de la pareja o se controla la forma de vestir. Son cuestiones que pueden creerse normales o inofensivas, pero a la larga pueden traer consecuencias. Hay que respetar el espacio individual. Cada uno tiene que ser y desarrollarse como es. Nadie debe inhibir el comportamiento del otro”, remarcó.

Como balance de la iniciativa, Hissa aseveró que “los jóvenes se interesan mucho por el tema y crecen los pedidos de los directivos de las escuelas para que se brinde el taller”.

Acerca de los resultados, contó que en las charlas surgió la página de Facebook “Te Escucho. Subprograma Mujer y Comunidad”, un correo electrónico y un teléfono donde los chicos se contactan directamente para comentar si están viviendo una situación de violencia o si conocen a alguien a quien ayudar.

Al respecto, contó que en cada colegio visitado quedaron referentes -una idea que surgió de los propios alumnos al igual que la página- que serán capacitados la semana que viene. “Se trabajarán conceptos generales de violencia, las características de las víctimas y se despejarán mitos sobre estos temas”, señaló.

El ministro Hissa abre cada encuentro del ciclo.

El ministro Hissa abre cada encuentro del ciclo.

Algunos conceptos de la capacitación

Durante cada charla, los profesionales de Mujer y Comunidad explican que la agresión física es la manifestación extrema de la violencia. Pero que suelen darse otras conductas anteriores como las agresiones verbales y psicológicas.

Aconsejan “poner límites, no esperar el grito, el insulto o el golpe” y que “lo ideal es que haya diálogo para expresar lo que se siente”.

También explican que generalmente las parejas pasan por una “etapa simbiótica, de gran apego, en la cual disminuye el contacto con los amigos y otros vínculos cercanos”, pero remarcan que es muy importante mantenerlos.

Sobre los celos puntualizan que pueden pasar al intento de un control absoluto. De ser así, señalan que “prima el individualismo, que implica la búsqueda constante de la propia gratificación y el otro es cosificado: no se tiene en cuenta ni sus deseos ni sus gustos y en ese proceso se intenta cambiar a la persona mediante una conducta posesiva”.

En contraste, señalan que para establecer un vínculo sano es crucial el “respeto por el otro, que está ligado a valorarlo y jamás llegar a la descalificarlo”. Además, “debe haber respeto, proyectos en común e individuales, espacios propios, ser uno mismo, cuidar a la pareja, diálogo, confianza, libertad, interacción con pares y con la familia, tolerancia y creatividad”.

Nota y fotos: Darío Calderón – Prensa Ministerio de Inclusión Social.

Corrección: Mariano Pennisi.

Contenidista: Rosana Freite.