Fueron las palabras del canciller de la Pontificia Academia de Ciencias, monseñor Marcelo Sánchez Sorondo, en un conferencia de prensa en la que también dio su opinión sobre el Corredor Humanitario de San Luis, la situación mundial de los refugiados, las escuelas generativas y la venida del Papa Francisco a la Argentina.