El destacado autor puntano, compositor, cantor y gestor cultural cumpliría 72 años este domingo. “En vida grabó este disco y ahora estará disponible en Spotify, de manera accesible, para que todas las personas puedan disfrutar de su música”, compartió uno de sus hijos, Gustavo. 

Lanzan un álbum de tango de Ricardo Barbeito.

“Nos sentimos muy orgullosos por lo que significó nuestro padre para la cultura de San Luis y queremos mantener vivo su legado”, indicó Gustavo, hermano de Ricardo, Juan Hilario, Guadalupe y María del Milagro.

El destacado folklorista, cuya profesión además fue procurador nacional, nació el 8 de mayo de 1950 y murió el 15 de enero de 2020.

“Desde la niñez cultivó su amor por la música y por las tradiciones dedicando su vida al canto, la poesía y a la promoción y difusión de diferentes expresiones, a través de distintos medios. Autodidacta, comenzó a tocar la guitarra a los cinco años, y a los siete actuó por primera vez en radio, siendo su repertorio en esos años mayormente tangos y canciones del folclore norteño”, lo presentó su familia en una cálida biografía.

“Luego, durante su adolescencia incursionó en la música folclórica local, descubriendo en ella sus raíces e identidad, y desde entonces fue un importante defensor y promotor del folclore cuyano en San Luis”, destacó.

Una de las últimas presentaciones artísticas de Ricardo Barbeito fue el 19 de agosto de 2018, en la sala “Hugo del Carril”, del Centro Cultural Puente Blanco, con motivo del lanzamiento del disco “Homenaje”, creación de sus hijos Ricardo e Hilario Barbeito. Ese material cuenta con algunas canciones que fueron grabadas por distintos integrantes de la familia, que esa noche subieron al escenario para acompañar a los hermanos Barbeito.

El camino del cantor

A los 10 años formó parte del conjunto “Los Cantores del Retamo” junto a su amigo Antonio Endeiza y “el Flaco” Pastor, con quienes obtuvo diferentes reconocimientos locales, que luego les permitieron representar a San Luis en el Festival de Cosquín. Así fue que en su segunda edición, en 1962, compitieron en el rubro “Conjunto Folclórico”, siendo la agrupación más joven entre todos los representantes provinciales.

También, en la adolescencia conoció y forjó una amistad muy profunda con quienes serían sus mentores: Rafael “Chocho” Arancibia Laborda y su hermano Jorge “Flecha” Arancibia Laborda.

En 1970, Ricardo se trasladó a la Ciudad de Buenos Aires para empezar sus estudios de Abogacía. Allí conoció al sanjuanino Leopoldo Walter “Copete” Balaguer, con quien formó el dúo Barbeito- Balaguer, que tendría una trayectoria de casi cuarenta años.

En esos años, además de cultivar y compartir con los cuyanos residentes en Buenos Aires su amor por la música de su tierra, aprovechó para adentrarse completamente en la música ciudadana, su primer amor. Se presentó en diferentes lugares y estableció vínculos con exponentes del género, llegando a cantar en espectáculos de tango con el acompañamiento de los guitarristas de Edmundo Rivero.

Gestión cultural

Desde su juventud comenzó en Radio Nacional con programas en vivo como “Tiempos de Música Cierta”, donde participaron referentes de diversos géneros, en especial del folklore cuyano. También creó y condujo el programa radial que se difundió los fines de semana al mediodía por la misma emisora, llamado “Por los Caminos del encuentro”, y pertenecía a la Asociación Puntana Encuentro de los Cuyanos, programa que estuvo al aire por casi una década.

Con otros defensores de la cultura popular, fue fundador de esta asociación. Más tarde fue electo como presidente de la misma, y posteriormente fue elegido en forma unánime por las Asociaciones Encuentro de los Cuyanos de Mendoza, San Rafael, San Juan, Buenos Aires y Valle del Conlara, como presidente de la Federación Encuentro de los Cuyanos, en consideración por su vocación y capacidad.

Además, gestionó ante autoridades nacionales el reconocimiento como personas jurídicas de dichas delegaciones y posteriormente, para que los “Encuentros de los Cuyanos” fueran declarados como fiesta nacional.

Creó y condujo su programa televisivo “Tiempo Nuestro” que se transmitía por Canal 13 de San Luis, y en determinadas oportunidades también por los canales de cable. En este espacio propuso, recorriendo toda la provincia, hacer llegar a los hogares puntanos la cultura en sus distintas manifestaciones desde el canto, la música, la danza, la poesía y plástica, entre otros temas. En este programa contenía también segmentos de investigación y divulgación histórica y artística local, a cargo del periodista Mario Otero y posteriormente del profesor de Danza, Javier Bautista, entre otros. Cabe destacar que “Tiempo Nuestro”, fue un programa no producido por el Estado provincial, que más tiempo estuvo al aire en la historia de la Televisión de San Luis, con casi 20 años de transmisión.

Festival “San Luis en Enero”

Ricardo Barbeito consideró muy importante también este encuentro celebrado en la localidad de El Volcán, “su lugar en el mundo”, con la comunidad de artistas locales y nacionales. Las llamaba “fiestas del alma” y consecuentemente comprometía toda su dedicación y esfuerzo en llevarlas a cabo todos los años.

Este fue el primer festival de música folklórica de la localidad serrana y turística de El Volcán. Su primera edición tuvo lugar en el año 1993 y se mantuvo durante quince años. Luego por diferentes circunstancias, especialmente la falta de apoyo, el festival pudo ser recreado eventualmente en diferentes oportunidades y en otros escenarios como El Durazno.

“San Luis en Enero”, está inspirado en la composición de la tonada homónima que creara junto a su hermano Juan Cristóbal. Por otro lado, a diferencia de la mayoría de los festivales del país donde se presentan artistas folklóricos de diferentes regiones y estilos, conjuntamente con artistas y músicos de otros rubros, “San Luis en Enero” es esencialmente un festival de música cuyana. Por ello la importancia del festival excede lo meramente local, pues se erige como punto de encuentro donde se han dado cita “Los Cantores de Quilla Huasi”; “Los Indios Tacunau”; “Jorge Viñas”; “Los Trovadores de Cuyo”; “El Trébol Mercedino”; “Daniel Talquenca”; “El Grupo Puntano”; “El Dúo Oyarzábal Navarro”; “Dúo Nuevo Cuyo”, entre otros destacados artistas.

Discografía

El folklorista creó, entre otros discos, “Pare en San Luis Compadre” y “San Luis en Enero”, ambos con el dúo Barbeito-Balaguer; “De tal Palo”, con su hijo mayor -también llamado Ricardo Barbeito-, “De Entre Casa” donde participan todos los miembros de su familia, su esposa Blanca Teresa Lafourcade y sus hijos Ricardo, Gustavo, Juan Hilario, Guadalupe y María del Milagro; “Homenaje” también con la participación de toda la familia; y un disco póstumo donde acompañándose solo con su guitarra canta tangos en la intimidad.

Obra y reconocimiento

Asimismo, fue autor de numerosas obras que gozan de la popularidad y reconocimiento de la gente de San Luis y Cuyo como la tonada “San Luis en Enero”; la cueca “Pare en San Luis Compadre”; el vals “Al partir”; la tonada “Nuestros errores” en colaboración con Ricardo “Cascarudo” Domínguez Arancibia; “Canción de amor en otoño” en colaboración con Cacho Tacunau, y el vals “Refugio puntano” con Jorge Viñas, entre otras numerosas piezas musicales.

Barbeito recibió diversos reconocimientos y distinciones, incluso después de su fallecimiento. El jueves pasado, la “Fundación Música y Danza de Identidad Cuyana”, en el “Centro Cultural Puente Blanco”, su familia recibió en su memoria una distinción honorífica de gratitud por el aporte de Ricardo Barbeito en la gestión y difusión de la cultura cuyana.

El folklorista transmitió su amor por la música a sus hijos quienes también se destacan en el ámbito local, nacional e internacional, transmitiendo con orgullo temas del cancionero cuyano y popular argentino.

 

Nota: Prensa Secretaría de Cultura.

Fotos: Gentileza familia Barbeito.