Este viernes 1° de abril se celebra el Día Nacional del Donante de Médula Ósea y el Ministerio de Salud de San Luis cerrará la campaña de colecta voluntaria de sangre y registro de donantes de médula ósea.

“Estamos muy contentos. Fueron unas jornadas muy intensas, con muy buenas respuestas por parte de la población, en San Luis y Villa de Merlo. Cada vez más la gente comprende la importancia de este gran acto. Sumamos más de 20 donantes al registro de médula ósea y hoy seguiremos hasta el mediodía”, contó la doctora Inés Blanchet, directora del Banco de Sangre del Hospital San Luis.

Desde que el 1° de abril de 2003 el Ministerio de Salud de la Nación puso en funcionamiento el Registro Nacional de Células Progenitoras Hematopoyéticas (CPH) en el ámbito del INCUCAI, el Sistema de Salud garantiza que todo paciente argentino con indicación de trasplante pueda ser tratado en el país sin necesidad de viajar al exterior. A partir de esa fecha, 1.376 pacientes argentinos que no tenían un donante compatible en su grupo familiar accedieron a un trasplante de médula ósea con donantes provenientes de los registros. En este período, el Registro Argentino aportó 352 donantes de médula ósea, 201 para pacientes argentinos y 151 para pacientes del extranjero.

“Es importante formar parte del registro para médula ósea porque, mientras más gente se inscriba, más enfermos pueden conseguir su donante compatible, en especial, personas con leucemia y linfomas, que tienen la posibilidad de curarse y continuar con sus vidas”, indicó Blanchet.

¿Por qué donar?

Cada año, a cientos de personas les diagnostican enfermedades hematológicas como leucemia, anemia aplásica, linfoma, mieloma, errores metabólicos o déficits inmunológicos que pueden ser tratadas con un trasplante de CPH.

El Registro Nacional de CPH tiene más de 300.000 donantes inscriptos y forma parte de la Red Mundial World Marrow Donor Association (WMDA), la cual agrupa registros de más de 63 países y cuenta con más de 39 millones de donantes registrados de todo el mundo.

La campaña incluyó una colecta de sangre

A pesar de todos los avances científicos y tecnológicos con los que contamos en la actualidad, la sangre no se puede fabricar. Por eso, la única manera de conseguirla es mediante la donación voluntaria de las personas. Además, la sangre tiene fecha de vencimiento, de ahí la importancia de que la donación sea un acto continuo, pues unas grandes reservas de forma puntual no garantizan la cobertura de manera habitual.

El Ministerio de Salud, a la par de ampliar el registro de donantes de médula ósea, hizo una colecta de sangre que contó con una excelente aceptación de los sanluiseños. El operativo involucró a los profesionales del Banco de Sangre de San Luis: doctora María Inés Blanchet, jefa del Servicio Hemoterapia; María Gabriela Torresi, analista biológica; Fernanda Carabajar, técnica en hemoterapia, y Constantito Marino, bioquímico.

Beti y Verónica Lucero llegaron especialmente de Alto Pencoso para donar sangré, una práctica habitual para ellas, que las llena de orgullo.

“Siempre venimos a donar, es una costumbre que tenemos porque sabemos que con este pequeño acto podemos ayudar a otras personas y esto realmente nos reconforta. El resto de la gente lo tendría que entender, esto se trata de ayudar al prójimo. No es doloroso, no molesta, son 5 minutos, por eso les recomiendo a los que tienen dudas que se acerquen, sin miedo.

Camila tiene 25 años y es puntana: “Decidí donar por la insistencia de una amiga, hace tiempo que tenía ganas de hacerlo. Ojalá todos tuviéramos la iniciativa de donar, aunque sea una vez, hay mucha gente que lo necesita”.

Nota y fotos: Prensa Ministerio de Salud.