Nacieron en agosto de 2020, en plena pandemia, en el predio de la ex Colonia Hogar y producen alimentos para los comedores comunitarios. Hoy trabajan 80 beneficiarios del Plan de Inclusión Social previamente capacitados. Actualmente se están cosechando más de 10 variedades de hortalizas, producidas con métodos amigables con la salud humana y el medio ambiente.

En el predio trabajan 80 personas, todas interesadas en la producción de alimentos y para lo cual fueron capacitados desde el Ministerio de Desarrollo Social, incluso muchos de ellos tienen su propia producción en sus domicilios.

“Es la idea de esto, que sea contagioso y cada vez haya más gente que produzca sus propios alimentos, que sepa que se puede hacerlo en cualquier espacio; esto está bueno fomentarlo, sobre todo en estas épocas de crisis, porque suma un pesito a la economía familiar poder cosechar alguna verdura en la misma casa”, explicó Juan Campos, responsable del predio hortícola.

El Proyecto de Huertas arrancó en agosto de 2020, en plena pandemia, en un espacio de la ex Colonia Hogar, en la zona de Puente Blanco, en la ciudad de San Luis, con 10 personas que fueron asesoradas por técnicos del Ministerio de Producción y la provisión de las primeras semillas y plantines.

“Hoy estamos cosechando dos veces por semana y su destino tiene un fin social, como familias en situación de vulnerabilidad, comedores barriales y comunitarios a cargo del Ministerio de Desarrollo Social”, describió Campos al detallar que la producción actual se integra con verduras de verano, como tomate, zapallos, sandía, melones, choclo, acelga, cebolla, aromáticas, entre otros.

En el mismo predio, el Ministerio de Producción está a cargo del cuidado de un monte frutal, que se riega por goteo para cuidar el agua. “No utilizamos ningún tipo de químicos y lo destacamos porque uno sabe lo que está comiendo y cómo se produce, y sabe que es 100 por ciento sano y nutritivo”, agregó.

Alan Sosa Tello, jefe del Subprograma Vinculación Comunitaria, amplió que estas huertas modelo tienen una finalidad alimentaria y educativa comunitaria. Durante un recorrido por las plantaciones hortícolas, el funcionario explicó que su función incluye la vinculación con los comedores comunitarios a cargo del Ministerio de Desarrollo Social.

“Esta idea surgió para abastecer y tener autonomía alimentaria en todos los comedores y también para transmitir toda la cultura frutihortícola y con ello fomentar el autoconsumo en las familias”, agregó.

De estas huertas también dependen otras cinco distribuidas en comedores del interior, denominadas “huertas participativas comunitarias”, con lo cual se busca ampliar la autonomía alimentaria y paralelamente que haya un aprendizaje colectivo.

Marcelo, trabaja en las huertas del Ministerio, y mostró ciruelas en conserva, producidas y elaboradas por el equipo que atiende el predio. También exhibió la cosecha del día, antes de enviarlos a los comedores.

Nota, fotos y video: ANSL.