El secretario de Desarrollo Territorial nacional, Luciano Scatolini, propuso un enfoque redistributivo, construir ciudades más compactas y destacó el rol de la participación estatal en la valorización inmobiliaria.

A la presentación este martes desde las 15:00 asistieron también el ministro de Justicia, Gobierno y Culto, Fabián Filomena, y el escribano de Gobierno, Mario Estévez.

Publicado en 2019, mediante la Universidad Nacional de La Plata, con los autores Juan Ignacio Duarte y Tobías Giménez Hutton, el libro compara ideas y prácticas habitacionales en México, Chile, Brasil, Colombia y Ecuador. También profundiza sobre la ley de acceso justo al hábitat, a seis años de su aprobación legislativa, en Buenos Aires. Por otro lado, en sus más de 200 páginas, propone la integración de las villas y asentamiento precarios; el fomento del crédito para la mejora del hábitat; avances y desafíos pendientes tanto en mercado de suelo como en el plan Procrear, entre otros puntos.

“Esta obra fue trabajada antes de que nos convocaran a ser parte del Gobierno nacional. Tiene una cosmovisión más amplia que la jurídica porque proponemos una visión del mundo más equitativa y que genere más dignidad para la población”, explicó Scatolini al inicio de su conferencia en el Salón de la Puntanidad donde asistieron además representantes de los colegios de Escribanos y de Agrimensores.

“Creemos que las ciudades tienen que crecer ordenadas, planificadas y pensarse para cincuenta o cien años, no para la inmediatez. Por eso, a partir de esta mirada a largo plazo, donde se integre la infraestructura, el equipamiento y al ser humano en el centro de sus derechos, y pudiendo llevar una vida digna en las ciudades, hay distintas maneras de definir una propuesta urbana como por ejemplo las ciudades compactas que generan mucho ahorro,  en términos del esfuerzo que implica generar infraestructura, redes viales, transporte, recolección de residuos, entonces tenemos que pensar en términos de economía urbana”, explicó tras su disertación.

Consultado sobre la articulación entre los sectores públicos y privados, el funcionario reconoció: “Generalmente hay miradas de desconfianza mutua. El privado ve al Estado como un predador de su rentabilidad empresarias y, muchas veces, desde el Estado vemos al privado como un especulador. Y la verdad es que deberíamos encontrarnos en una mirada común en la que todos ganemos”, dijo.

 

Nota, fotos y video: ANSL.