Los trabajos se realizan durante la etapa de floración de los árboles frutales, con el objetivo de evitar daños a raíz de las heladas, y así obtener buenas producciones durante la temporada.

Distintos métodos se implementan en Sol Puntano con el fin de combatir las heladas.

En el predio de Sol Puntano se llevan adelante distintas producciones destinadas a la comercialización como así también para la elaboración de productos envasados. Para proteger las distintas plantaciones con las que cuenta la Colonia Agrícola experimental, se realizan trabajos en diferentes épocas del año con el propósito de cuidar cada uno de los cultivos.

En ese sentido, el jefe del Subprograma Colonia Agrícola, Alfredo Cartellone, se refirió a distintos métodos que se implementan con el fin de combatir las heladas y así proteger los árboles de durazno. “El momento de floración es el momento crítico del ciclo de un frutal porque la planta florece una vez al año y si en ese momento se produce un daño por frío, perdemos toda la temporada. Entonces los daños pueden ser muy importantes, incluso totales; es decir, cero producción”, indicó el funcionario.

“Cuando se produce una helada ya empieza a haber daño en la flor. Por ejemplo, los duraznos florecen los primeros días de septiembre. En ese momento hay que estar lo más preparados posible por si se presentan fríos que estén por debajo de los 0 °C. Si alguna noche se produce un frío que esté en -1,5 °C o hasta -4 °C, seguramente habrá daño”, afirmó Cartellone.

Y explicó: “Para eso, los agricultores, los técnicos y los agrónomos hemos trabajado en paliativos pasivos y activos. Los pasivos son aquellos donde no hay mucha tecnología y lo que se puede hacer es, por ejemplo, mantener buenos niveles de humedad, ya que se genera un efecto más amortiguador del frío. Cuando el suelo está húmedo, por su oscuridad absorbe calor y lo transmite más en profundidad por la capacidad de conducción del agua. Si el suelo está seco no se produce esa transmisión por conductividad, entonces es un suelo que se calienta menos. Otro punto también es evitar malezas, ya que la maleza genera un efecto aislante y el suelo no se calienta”.

“También están los métodos activos donde el hombre toma un protagonismo más activo y específico, como por ejemplo calefaccionar de diferentes maneras. En Sol Puntano tenemos leña de restos de podas y la aprovechamos haciendo unidades de calor, que cuando se utilizan son supervisadas por personal capacitado . Todo el cuartel plantado con durazneros está rodeado por una cortina de tachos con leña y cáscaras de almendras y nueces, que son restos que nos quedan de nuestras propias producciones”, agregó Cartellone.

“Tenemos un termómetro que nos induce -además de los pronósticos del tiempo- si esa noche se van a producir o no heladas, entonces esa noche dejamos una guardia de aproximadamente cuatro personas y en base a la disminución de la temperatura empezamos a prender un 20% un 30% o un 100% de los calefactores si es necesario. Mientras más unidades calóricas haya, mejor. Además, la malla antigranizo también es otro método que ayuda a amortiguar el frío”.

Por último, comentó: “Le sumamos un sistema de aspersión contra heladas. Si sabemos que esa noche van a haber heladas, dejamos activo un sistema de aspersión y se genera un ambiente de humedad. Siempre que hay agua activa se genera un efecto amortiguador del frío y protegemos la flor durante esta etapa donde se produce el inicio del crecimiento del futuro fruto. Es un periodo sensible y es el que estamos transitando en este momento”.

Nota y fotos: Prensa Ministerio de Producción.