La primera edición de este plan alcanzó a más de 70 productores y permitió aumentar entre 30 y 35 hectáreas la producción frutihortícola de la provincia. A mediados de septiembre, la cartera productiva comenzará la entrega de insumos correspondientes a la segunda etapa de la iniciativa.

En la primera edición del Plan de Activación Productiva Frutihortícola fueron beneficiados 71 productores.

El Gobierno de San Luis, a través del Ministerio de Producción, lanzó en pandemia el Plan de Activación Productiva Frutihortícola, una iniciativa que tiene como objetivo incentivar la producción para promover el desarrollo local, generar mano de obra y fortalecer la economía regional. El plan consiste en la entrega de diferentes insumos a productores -quienes previamente presentan un proyecto productivo- para que puedan sembrar alimentos en un espacio de hasta una hectárea.

En la primera edición del Plan de Activación Productiva Frutihortícola se inscribieron 450 interesados de manera virtual, quienes presentaron proyectos que fueron evaluados por técnicos del Programa Frutihortícola. Posteriormente se hizo una selección en base a los diferentes requisitos y criterios establecidos y fueron beneficiados 71 productores.

Los productores seleccionados recibieron diferentes insumos como semillas y/o plantines -según correspondía a su proyecto-, fertilizante para la superficie del cultivo y árboles frutales, un plan de trabajo y asesoramiento por parte de técnicos y profesionales del Ministerio de Producción.

Al respecto, la jefa del Subprograma Desarrollo Frutihortícola Provincial, María Rodríguez, comentó: “Los proyectos tienen diferentes enfoques, por esto se pone en consideración y condiciones que deben cumplir, como la disponibilidad de agua cruda para riego y cada productor cuente con terreno disponible mínimo de 1/4 de hectárea y un máximo de 1 hectárea para producción.

Y agregó: “La primera edición del plan incluyó la entrega de 2.223 bandejas de plantines solanáceas (tomate, pimiento y berenjena) y cultivos de hojas (lechuga, espinaca y repollo); 48 kilogramos de semillas hortícolas de zapallo anco y plomo, acelga y zanahoria; 1.500 kilogramos de fertilizante; y 3.888 árboles frutales (durazneros, nectarinas, ciruelos, damascos, cerezo, manzano, membrillero e higueras). Todo esto permitió aumentar entre 30 y 35 hectáreas la producción frutihortícola en el territorio puntano”.

Por último, la funcionaria comentó: “En julio abrimos la convocatoria para la segunda etapa del Plan de Activación Productiva Frutihortícola. Luego de los procesos de evaluación y selección, fueron 76 los productores beneficiados, quienes a partir de mediados de septiembre comenzarán a recibir semillas, plantines de estación y distintos árboles frutales, de acuerdo a cada proyecto”.

 

Nota y foto: Prensa Ministerio de Producción.