El ministro de Educación, Andrés Dermechkoff, y el jefe del Programa Infraestructura Escolar, Diego Canta, recorrieron este viernes junto a directivos escolares, las obras terminadas del Instituto Experimental Educativo Nº133, donde el Gobierno provincial destinó casi $11 millones.

A dos días del comienzo de clases después del receso invernal, la refacción total del Instituto Experimental Educativo Nº133 “Fray Luis Amigó” de la ciudad de San Luis culminó en tiempo y forma, y este viernes fue entregada formalmente durante un sencillo acto al que asistieron el ministro de Educación, Andrés Dermechkoff; el jefe del Programa Infraestructura Escolar, Diego Canta; la jefa del Programa Comunicación y Vínculos Públicos, Carolina Agüero, y la secretaria de la institución, Sandra Flores, junto al preceptor, Luis Benavídez.

“Siempre es importante tener las escuelas en condiciones y poder inaugurarlas en el plazo previsto, es especial esta institución que realmente necesitaba sobre todo un cierre perimetral, solicitado por la directora”, expresó el ministro de Educación.

La escuela presentaba un estado de deterioro general debido al vandalismo y falta de seguridad. Entre las obras realizadas se destacan instalaciones sanitarias, carpintería, pintura, membranas, cielo raso, luminarias led y la construcción de un muro medianero perimetral, cámaras y alarma.

“Esta escuela había sufrido muchos actos vandálicos y por ello hicimos esta obra que incluyó el cierre perimetral, importante para la seguridad del establecimiento”, comentó Canta al destacar que los trabajos se terminaron en los 180 días establecidos en la licitación, con una inversión de $10.800.000.

La secretaria de la Escuela “Luis Amigó” celebró la culminación de las refacciones, en especial el cierre perimetral, ya que la institución padeció varios robos y actos de vandalismo desde que comenzó la pandemia. “En nombre de la comunidad educativa doy gracias a las autoridades provinciales porque ya la escuela está más segura y en condiciones para recibir a nuestros alumnos”, agregó.

Norma Flores, docente de la institución, explicó que esta Escuela se denomina Experimental porque trabaja con un sistema personalizado, y es la única para alumnos con  sobreedad. “Estuvimos varios años inseguras y esta obra es una caricia al alma”, expresó.

Asisten 150 chicos con sobreedad escolar, de los cuales el 90% eligieron la presencialidad a partir del próximo lunes.

Nota, fotos y video: ANSL.