En esa localidad, el artesano continúa con un oficio casi perdido, que es la fabricación de cestos, canastos y demás utensilios hechos en fibras vegetales. Además, resultó ser uno de los beneficiarios de MANTA, una ayuda económica destinada a artesanos y artesanas de todo el país, para promover la producción artesanal y mejorar su sustentabilidad, en el contexto de emergencia sanitaria.

En Renca vive desde hace 20 años Juan Martín Suldais, que a pesar de no ser nacido en la localidad, sino en Avellaneda, Buenos Aires, ha adquirido el tono pausado de los habitantes del interior. En una charla amena contó cómo fue que se dedicó a este oficio. “Me fui a los 15 años de mi casa a recorrer el país y con mi mochila estuve en casi todas las provincias; y estando en Reconquista un día decidí venir a San Luis. Algo conocía de Carpintería, en ese tiempo todos los caminos eran de tierra. Me gustó y así fue, que me radiqué por estos pagos, después de andar, a esta edad uno se cansa, y ya busca quedarse”, comentó el artesano que extrae su materia prima del río que está cerca de su rancho de piedra.

Sobre su oficio Juan Martín, de 67 años, dijo que comenzó siendo muy joven y mirando a un paraguayo que vivía cerca de su casa y hacía muebles y canastos y los vendía. “A mí me gustó y hasta el día de hoy que continúo haciendo lo mismo. Sé que, a pesar de mi edad, me falta mucho aún por aprender. También, me gustaría enseñar a los más jóvenes para que tengan un oficio, pero en la actualidad los adolescentes solo quieren utilizar los dispositivos móviles, no les atrae realizar artesanías y este es un oficio que se está perdiendo”, dijo descontento el artesano que por hobby también fabrica cosas de madera, como mates o algunos tallados con gubias.

Manta

Resultó ser uno de los beneficiarios de San Luis, representando Renca, del incentivo al desarrollo productivo del sector artesanal MANTA, programa implementado a través de la Dirección Nacional de Industrias Culturales, de la Secretaría de Desarrollo Cultural y el Mercado de Artesanías Tradicionales e Innovadoras Argentinas, para promover la producción y contribuir a la sustentabilidad del sector, otorgando a cada beneficiario una ayuda económica por proyecto seleccionado.

¿Dónde pueden conseguir sus artesanías?

Pueden conseguir sus productos acercándose a Renca, a su casa o en el Balneario donde estará hasta marzo con sus creaciones. “Viene gente de San Martín, de Naschel, La Toma, Villa del Carmen, Villa Mercedes y San Luis y se llevan mis artesanías”, dijo.

¿Cuánto tiempo demora en hacer un canasto de mimbre?

“Para hacer un canasto para la ropa, de unos 40 centímetros de diámetro por 70 centímetros de alto, tardo un día; y los canastos de feria o equipo de mate puedo hacer 6 o 7 en un día”, dijo orgulloso el artesano y adelantó que piensa dar algún taller durante el invierno, en Renca.

 

Nota y foto: Prensa Cultura.