Este miércoles 3 de febrero se cumplen 113 años de su nacimiento. Como homenaje, en el museo que lleva su nombre en la ciudad de San Luis, se expone la obra “La mirada de Dora”, de Claudia Rolando, uno de los trabajos ganadores de la convocatoria “Mujeres Puntanas”. Además, en otra de las salas se muestran distintas pertenencias de la docente e investigadora.

Al cumplirse un nuevo aniversario del natalicio de Dora Ochoa de Masramón, en la sala de muestras itinerantes del museo que lleva su nombre, se exponen diversas obras ganadoras de la convocatoria “Mujeres Puntanas”, dentro de las que se destaca “La mirada de Dora”, de la artista Claudia Rolando, quien la describe como: “Observadora, investigadora, de mirada inquieta; Dora, con pocos recursos supo recopilar poesías y leyendas orales del Valle del Conlara, identificó gran variedad de aves, exploró infinidad de pinturas rupestres entre muchas actividades más, favoreciendo una construcción histórica, florofaunística y folclórica de la zona”.

Homenaje en Concarán

El homenaje en su suelo natal se realizará a través de la radio del municipio de Concarán. Allí se desarrollará una programación especial que a través de distintos contenidos y entrevistas permitirá recordar y rescatar la esencia y labor de Dora Ochoa de Masramón.

El secretario de Cultura y Educación de Concarán, Eduardo Oviedo, también expresó que compartirán a través de las redes sociales una entrevista con Gabriel Masramón, nieto de Dora Ochoa y una muestra fotográfica virtual de aves autóctonas.

Dora Ochoa de Masramón

Nació en la localidad de Concarán, provincia de San Luis, el 3 de febrero de 1908. Su padre, Pascual Ochoa, fue propietario de una estancia que se dedicaba a la agricultura y su madre, Luisa Funes, era ama de casa. Aunque se habla de varias fechas del día en que nació, y algunos historiadores aseguran que la fecha de nacimiento es otra, según documentos entregados por su propia familia indican que la fecha de su natalicio es el 3 de febrero, y que Dora, por pura coquetería, se solía restar algunos años, es por eso que hay varios registros de la fecha de su nacimiento.

Dora Ochoa cursó sus estudios primarios en la Escuela Nacional Nº 74. Luego continuó en la Escuela Normal de Niñas “Paula Domínguez de Bazán” y se recibió de maestra. Ya graduada de maestra normal nacional comenzó a ejercer su profesión en una escuela de Villa Dolores, provincia de Córdoba. En 1931 dejó su cargo de docente para ocuparse durante 23 años de la dirección de la Escuela Nacional Nº 256, ubicada en La Gramilla, en el departamento Chacabuco. Luego, fue trasladada a la Escuela Nacional Nº 217 de Pozo Cavado donde ejerció algunos años más como directora.

En agosto de 1934 se casó con Justo Masramón, con quien tuvo dos hijos, Enrique y Roberto.

Lo que anteriormente fue la casa del exgobernador Alberto Arancibia Rodríguez, ubicada en Colón 508, es el actual museo provincial de la ciudad de San Luis y desde 1992, en su homenaje, lleva el nombre de Dora Ochoa de Masramón.

La mujer nacida en Concarán rompió el molde de lo establecido en su época. Realizó múltiples investigaciones relacionadas con la cultura de la zona y desarrolló una intensa labor en la investigación de la ornitología, de la antropología y del folclore, que dejó como legado a todos los sanluiseños.

En su bitácora anotó y registró todo aquello que le interesaba, como las poesías de transmisión oral, visitando a los ancianos para que se las contaran. Luego siguió con las leyendas y costumbres registradas en carpetas y cuadernos.

Se jubiló en 1958 y se abocó a tiempo completo a su tarea de investigación. Falleció el 11 de julio de 1991 y poco antes de partir, el Gobierno de la Provincia de San Luis le otorgó la distinción de “Tesoro Viviente de la Cultura Sanluiseña”.

Actualmente, en el “Museo Dora Ochoa de Masramón” de la ciudad de San Luis se atesoran sus escritos que reflejan las incansables investigaciones y todo el material que recolectó en sus múltiples viajes, además de objetos personales. A su vez, en el espacio cultural que se puede visitar de lunes a viernes de 8:00 a 20:00, se encuentran algunas prendas de vestir que fueron donadas por sus familiares, como su vestido de novia y otros trajes.

Para visitar este espacio cultural, la entrada es libre y gratuita, y se debe respetar el protocolo sanitario vigente.

 

Nota y foto: Prensa Programa Cultura.