Desde el 14 hasta el 22 de diciembre la entidad que dirige Candelaria Molina recibe por separado a sus alumnos y acompañantes para compartir una emotiva despedida, cuya temática de este año se distingue con un “remate gaucho” y una kermesse.

La angustia acumulada por la falta de actividad durante la pandemia quedó atrás en la Escuela Provincial de Equinoterapia “Terrazas del Portezuelo”, porque se iniciaron nueve días con festejos distribuidos en cuatro actos por día, de una hora y media de duración cada uno, con dos alumnos y un acompañante para despedir el año.

Candelaria Molina, directora de la institución, celebró poder terminar este año con una sonrisa y explicó que el evento se organizó desde el 14 hasta el 22 de diciembre, justamente, para poder distribuir a todos los jinetes y amazonas con un acompañante y cumplir con los protocolos sanitarios.

Para despedir el año, se organizaron juegos con entrega de diplomas y regalos.

Para despedir el año, se organizaron juegos con entrega de diplomas y regalos, entre ellos, un calendario con las fotos de los chicos montando. “Siempre buscamos sacar una sonrisa y terminar este año en particular de la mejor manera”, expresó la directora al informar que las inscripciones para el próximo año se abrirán el 1 de febrero, tanto para la escuela de “Terrazas del Portezuelo” como la de “La Pedrera” en Villa Mercedes.

Cyntia Quiroga, profesora de Educación Física y parte del equipo interdisciplinario de la escuela de equinoterapia, explicó que la idea fue preparar una actividad para cerrar este año muy atípico, siempre respetando las medidas de seguridad que estableció el Comité de Crisis.

“Nos quisimos despedir de los chicos a través de diferentes actividades y darle un cierre divertido y dinámico al año, y para ello se organizó una kermesse con juegos para que los chicos puedan divertirse, recolectar puntos y ganar premios. Después se realiza un remate gaucho, donde también participan los caballos, que son nuestros terapeutas que nos ayudan durante todo el año”, explicó.

Ornela Mascia, coordinadora de la Escuela de Equinoterapia “Terrazas del Portezuelo”, señaló: “Realizar este evento fue un gran desafío, porque nuestra escuelita siempre se caracterizó  por grandes encuentros, donde los protagonistas son los jinetes, amazonas y sus familias y estaban presentes el abrazo y el afecto con los caballos. Con todas las propuestas lúdicas y recreativas que buscamos fue para lograr ese disfrute, ese conectar entre las familias, el espacio y el caballo”.

“Ayer fue nuestro primer día y nos sorprendió esa magia que se despierta, ese trabajo en equipo que se alcanza entre los papás y sus hijos. Logramos ese objetivo que los chicos terminen con una sonrisa y conectándose con los caballos para mejorar la calidad de vida que buscamos”, valoró Mascia.

 

Nota, fotos y video: ANSL.