Así lo establece una ley provincial, que instituyó que el 4 de diciembre de cada año y para celebrar este acontecimiento será día sin asistencia a los lugares de trabajo para el personal de todos los sectores de la administración pública, incluidas la administración central y sus reparticiones descentralizadas.

 

Nota y foto: ANSL.