Representantes de diferentes cultos religiosos mostraron su satisfacción por la conmemoración de esta jornada en San Luis, la primera provincia que hizo lugar a la protección y defensa de la libertad de pensamiento y cultos.

El 25 de noviembre de 1981, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) proclamó la “Declaración sobre la eliminación de todas las formas de intolerancia y discriminación fundadas en la religión o las convicciones”.

En el año 2002, San Luis fue la primera provincia argentina que sancionó una Ley de Libertad de Pensamiento, Religiosa y de Culto -ratificada en el año 2004 por Ley I-0002-2004 (5548), por considerar que estas tres esferas de libertad son fundamentales para el desarrollo y el progreso de los pueblos.

Además, a través de la Ley I-0644-2008, se instituyó el 25 de noviembre como el Día de la Libertad de Pensamiento, Religiosa y de Culto. Por lo que se incorpora un nuevo día de celebración en el calendario puntano, con la finalidad de brindar un mensaje de unidad, respeto y tolerancia entre las distintas creencias y religiones.

Referentes de distintos cultos mostraron su satisfacción por la jornada y la protección que hace la Provincia respecto de la libertad de pensamiento y culto.

“Hoy más que nunca es clara la necesidad de unidad y cooperación, sigamos cuidándonos”, afirmó Gloria Inayati de la Comunidad Bahá’i .

A su vez, el obispo de la Diócesis de San Luis, Gabriel Barba, expresó: “Celebro que la ley proteja este derecho fundamental de todas las personas. Y que, desde nuestras diferencias, podamos construir una patria de hermanos. Ojalá construyamos desde nuestra hermosa provincia un lugar donde caminemos juntos y se respeten nuestros derechos”.

“Oro para que todas las religiones trabajemos en conjunto para llevar la paz, esperanza y serenidad que se necesitan en este momento de pandemia”, señaló Babalawo Franco de Xango, referente de la Comunidad Cultural y Religiosa Africanista.

“En esta fecha, nuestro agradecimiento al pueblo en general por la aceptación de manifestar libremente la espiritualidad ranquel”, destacó Mabel Baigorria, de la Comunidad Ranquel.

Daniel García de la Pastoral Evangélica, se mostró entusiasmado por esta celebración. “Nos sentimos orgullosos de pertenecer a una provincia que posee una ley que protege el libre pensamiento y de culto”.

María Ana Baretto, directora provincial de Culto y Relaciones Institucionales.

“En la historia de la humanidad hubo miles de crímenes en nombre de la religión. Los seres humanos hemos sido víctima de ellos. Los judíos también fuimos perseguidos. Si bien hoy en el mundo la libertad de culto es un derecho humano fundamental reconocido constitucionalmente, en nuestra provincia han sido pioneros de estas libertades. San Luis garantiza que ninguna persona sea discriminada ni perseguida y nos indica el camino del respeto y la tolerancia”, afirmó la presidenta de la Sociedad Israelita de San Luis, Saada Bentolila.

La directora provincial de Culto y Relaciones Institucionales, María Ana Baretto, se refirió a la importancia y el valor que tiene este día. “Es un día especial porque el Gobierno provincial, por ley, instituyó esta jornada dentro del calendario de celebraciones provinciales. Es muy valioso porque nos permite brindar un mensaje de unidad, respeto y tolerancia entre las distintas creencias y religiones”, dijo.

“San Luis es un verdadero modelo en la defensa de la libertad religiosa y en la construcción de una sociedad plural y diversa, garantizando una pacífica convivencia entre los diferentes credos y bregando por un territorio donde no exista ningún tipo de persecución o discriminación”, finalizó.