Joseph y Maya junto a sus hijos Housip, Abelardo y Lila, este sábado partirán rumbo a Buenos Aires y desde allí, el lunes, volarán hasta Alepo. Vivieron tres años y siete meses en la provincia, donde dejan cientos de amistades y grandes recuerdos. 

El 13 de marzo 2017 fueron recibidos por el gobernador Alberto Rodríguez Saá en el aeropuerto de la capital. Ahora, con una mezcla de emociones, regresan a Siria.

A tierra puntana llegaron cuatro, y hoy se van cinco. “Tres años y medio antes Abelardo tenía seis meses. Ella, Lila,- la primera hija de refugiados nacida en la provincia- no estaba y acá tuvimos una vida muy linda, tenemos muchos amigos. Quiero darle las gracias al gobernador, él nos ayudó mucho. Gracias a toda la gente de San Luis”, expresó Joseph.

“Ahora está mucho más tranquilo Siria. Antes no había nada, hoy está mejor, por eso volvemos. Pero nos quedará un gran recuerdo de aquí, de San Luis y de Argentina. En el futuro queremos volver para visitar a nuestros amigos, a la gente de San Luis”.

“Hicimos muchos amigos. Muchas gracias a la directora de mi escuela, la ‘Corazón Victoria’. Dejo muchos amigos. Tengo familiares y amigos en Siria que voy a volver a ver”, expresó el pequeño Housip, de 11 años.

“Entendemos que ellos tienen a sus abuelos, tíos y primos. Eso es muy bueno, pero por otro lado nos da tristeza porque nos encariñamos mucho, especialmente, con los chicos. Les dijimos que aquí tendrán tíos y amigos por siempre”, expresó la titular del Comité de Refugiados de San Luis, Liliana Scheines

“Sentimos que es una misión cumplida. Los queríamos ayudar a salvar su vida de la guerra hasta que terminara ese problema. Hoy eso ya pasó y si bien Siria está con una grave crisis económica, ellos regresarán con trabajo. Por eso, siento que todo lo que hizo el Gobierno y el pueblo de San Luis fue enorme y maravilloso”, agregó Scheines.