Las llamas habían trepado hacia la sierra y alejado de los centros urbanos, pero las modificaciones de las condiciones climáticas hicieron que se deban redoblar los esfuerzos para intentar prevenir la propagación. Se sumó un nuevo foco en la zona del Morro, que se encuentra contenido.

Durante todo el fin de semana se trabajó para dominar las llamas que comenzaron a moverse hacia el este, sobre la sierra.

De acuerdo a lo que explicó el jefe del Programa San Luis Solidario, Damián Gómez, se multiplican los esfuerzos tanto de los brigadistas como de Bomberos de la Policía y Voluntarios para establecer una estrategia que evite un frente extenso de fuego.

“Son tres focos, uno en Papagayos, otro en Villa Larca y en la zona del Morro, en el que brigadistas y bomberos han estado trabajando durante la madrugada. Este último se pudo contener, pero hay un sector donde no se puede trabajar, ya que es una zona muy difícil de acceder”, añadió.

El jueves, a las 17:00, se registró un foco en la zona de Villa Larca, que rápidamente se extendió por la región. El viernes por la madrugada con la caída de lluvia pudo dominarse parcialmente, pero ese día por la mañana se reavivó.

Durante todo el fin de semana se trabajó para dominar las llamas, que comenzaron a moverse hacia el este, sobre la sierra, debido al cambio en los vientos, ahora, la situación es compleja.

Ya llevan 72 horas continuas en ese siniestro, pero desde el miércoles de la semana pasada trabajan en grandes incendios, ya que se debió combatir con fuerza en Donovan, a pocos kilómetros de la ciudad de San Luis.

 

Nota y fotos: Prensa Ministerio de Seguridad.