Esta primera exportación de alfalfa que concreta el Gobierno provincial, y que partió este martes rumbo a los Emiratos Árabes, cierra el círculo virtuoso pensado para lograr un salto productivo y comercial; y, a su vez, recuperar campos dañados por el Río Nuevo en la Cuenca del Morro.

La primera alfalfa que se produce en la Cuenca del Morro fue procesada en la planta de compactación de la ZAL, en Villa Mercedes.

La iniciativa del Gobierno provincial ya entusiasmó a cinco productores de la cuenca que ingresaron al plan oficial que les proporcionó capacitación para lograr alfalfas de calidad exportable y les brindó todos los servicios tecnológicos hasta terminar con fardos compactados, que hoy llenaron 10 contenedores con 250 toneladas para cruzar hasta el otro lado del Atlántico.

Alejandro Tomás Marín, jefe del Programa Zona de Actividades Logísticas Agropecuarias, recordó que la Secretaría de San Luis Logística comenzó a trabajar en el 2019, con los productores, en capacitaciones; además de dos ingenieros agrónomos que visitan los campos para que la selección de la mercadería sea para exportación.

“Estamos en contacto con los productores, y en este caso son cinco los que obtuvieron alfalfa de calidad, y para la ZAL es un logro poder salir a darle continuidad al trabajo y que se suma a otra de las alternativas a la soja y el maíz, que son rentables para los productores y cuidan el medioambiente”, valoró el funcionario.

Alejandro Tomás Marín, jefe del Programa Zona de Actividades Logísticas Agropecuarias, y Martín Aguirrezabala, jefe del Programa Plataforma Comercio Nacional e Internacional.

La primera alfalfa que se produce en la Cuenca del Morro, que se ha originado en la cuenca, es procesada en la planta de compactación ubicada en la Zona de Actividades Logísticas (ZAL), de Villa Mercedes.

“El mercado para este tipo de mercaderías actualmente lo está desarrollando Medio Oriente y eso nos permite tener previsibilidad, porque el consumo es bastante elevado y está en constante crecimiento y en la provincia tenemos porque se apostó a agregar valor con la inversión de una máquina compactadora”, explicó Martín Aguirrezabala, jefe del Programa Plataforma Comercio Nacional e Internacional.

El funcionario destacó que detrás de cada fardo de alfalfa, Medio Ambiente analiza la Huella de Carbono. Además con el uso del tren, se busca reducir emisiones y a su vez a preservar la Cuenca del Morro.

Este primer cargamento, de 10 contenedores con 25 toneladas cada uno, sale desde la Zona Primaria Aduanera, en la ZAL de Villa Mercedes, con el control aduanero, de SENASA y la fumigación, directamente por tren hacia el Puerto de Buenos Aires.

Nota, fotos y video: ANSL.