Así lo aseguró el Dr. Carlos Díaz, profesor de la Universidad Isalud, fundada por el actual ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, y médico de la Clínica “Sagrado Corazón”, tras recorrer este miércoles la obra junto a funcionarios y técnicos del Gobierno provincial.

El doctor Carlos Díaz recorrió las obras junto con la ministra de Salud, Silvia Sosa Araujo.

Invitado por el Gobierno provincial, el experimentado y reconocido médico Carlos Díaz visitó la obra del Hospital Central “Ramón Carrillo”, que cuenta con un avance de más del 50 %, y recorrió toda la estructura junto a la ministra de Salud de San Luis, Silvia Sosa Araujo; la presidenta de Laboratorios Puntanos, Zulema Rodríguez Saá; el coordinador de DOSEP, Nicolás Anzulovich; la directora del Hospital San Luis, María José Sanglá; y el jefe del Programa de Obras de Arquitectura, Cristian Rasmussen, entre otros integrantes del Ejecutivo puntano.

Sosa Araujo consideró “muy importante para nosotros este tipo de visitas, porque necesitamos gente con experiencia, porque además de toda la infraestructura que vemos crecer a diario, queremos que este hospital sea el mejor y que tenga el mejor funcionamiento y por ello sumamos todo el conocimiento del doctor Díaz para ponerlo en marcha”.

Para el doctor Díaz, este es un hospital que “será un hito en el sistema sanitario argentino por su dimensión, por la cantidad de camas, por su carácter constructivo y la manera en que está desarrollado el proyecto”.

El profesional recordó que la salud es “el mejor elemento para redistribuir la riqueza y para igualar, y estas obras igualan; que el sector público tenga un hospital de esta complejidad iguala y exige al sector privado también, porque toda la salud es un servicio público”.

Elogió, además, que el Gobierno de San Luis haya pensado en dar servicios de salud sin pensar qué cobertura tiene la gente, en un hospital de puertas abiertas como este, con un sistema de seguridad informática como el que tendrá, “que será único en Argentina, con el máximo nivel de calificación y con el cual todos vamos a aprender”.

“Como dijo el escritor Mario Benedetti, cuando uno sabe todas las respuestas a las preguntas le cambian las preguntas y este hospital cambia las preguntas”, comentó y adelantó que cuando vuelva a verlo y esté más avanzada la obra “me llamarán a atención otras cosas, pero ahora lo que veo es una cosa fundamental desde lo arquitectónico hospitalario, que es la flexibilidad para que los edificios no envejezcan”.

Explicó desde su mirada que este hospital será mucho más moderno de lo que habitualmente son, ya que en 10 a 15 años un hospital clásico envejece, pero opinó que este “es muy probable que pueda mantenerse joven por más décadas por el estilo constructivo que tiene”.

También valoró su ubicación, que consideró fundamental para el desarrollo urbanístico, ya que, dijo, los hospitales son centros de aglomeramiento de personas porque tienen mano de obra intensiva y “eso exige servicios urbanísticos que los acompañen y de hecho la accesibilidad que tendrá será única por todo tipo de transportes que podrán llegar”.

Nota fotos y video: ANSL.