La actividad comenzó a las 10:30, en el templete del Monumento al Pueblo Puntano de la Independencia, donde participaron autoridades del Programa Cultura, miembros de la Junta de Historia de San Luis y del Conversatorio de Historia Puntana del siglo XIX, investigadores e historiadores, como así también integrantes del Instituto Sanmartiniano, reservistas de la Asociación de Granaderos y turistas que visitaban el monumento. El objetivo de este encuentro fue homenajear a los granaderos Gregorio Franco, Basilio Bustos y Januario Luna, héroes puntanos que participaron de la gesta libertadora.

El historiador e integrante del Conversatorio de Historia Puntana del siglo XIX, José Villegas, destacó la participación de los hombres “grandes y altos, que llegaron a caballo desde distintos pueblos y parajes dejando atrás la familia, para incorporarse a las filas del ejército que lideraba San Martín, y que batallaron en San Lorenzo durante unos 15 feroces minutos”.

Miguel Bianchi, presidente del Instituto Sanmartiniano del Perú – filial San Luis, con sede en Renca, hizo lectura de una misiva que enviaron de la Casa Central de Lima, adhiriendo al acto y saludando al pueblo de San Luis.

Por su parte, el historiador Martín Baca describió el escenario de aquellos días en que San Martín enfrentó, por primera vez, a las tropas españolas que subían río arriba del Paraná, en busca de provisiones, con el fin de asegurarse el control del tráfico fluvial hacia el interior del territorio nacional.

Raúl Fourcade, presidente de la Junta de Historia de San Luis, destacó la importancia de recordar cada año ese histórico día y expresó: “Tenemos que repetir, acrecentar, sumar, estar, participar y nunca dejar que este acto memorable se vaya de nuestro pensamiento y nuestro corazón”.

Participaron también de esta iniciativa los integrantes de la Asociación de Granaderos de la República Argentina – delegación San Luis, Adrián Grippo, Alberto Aguilera y Víctor Rivero, quienes validaron las virtudes del general San Martín a través del tiempo y fueron ataviados con su uniforme color azul oscuro, corbata con rojo grancé, color característico de los grupos de caballería, al igual que el pañuelo en el bolsillo y el uso del birrete.

“Es una fecha importante para la patria, y vinimos a recordar a nuestros camaradas caídos para rendirle honores. San Luis aportó mucho para la gesta, es importante revivirlo y recordar el valor histórico”, destacó el reservista Grippo.

Al finalizar el acto, se colocó una corona de laureles en las tres urnas, donde descansan los restos de Januario Luna, Basilio Bustos y José Gregorio Franco.

 

Nota y foto: Prensa Programa Cultura.