El administrador de Obras Sanitarias Mercedes (OSM), Luis Gil, explicó las causas de la escasez de agua en algunos sectores de la ciudad. El consumo desmedido en algunos barrios repercute en la faltante del líquido vital en otros. Se realizarán rigurosos controles.

Derroche de agua: piden solidaridad y mayor dureza en los controles.

El administrador de OSM, Luis Gil, comentó la situación en la ciudad de Villa Mercedes, relacionada a la faltante de agua en algunos sectores. Si bien en la mayoría del ejido urbano el líquido está llegando normalmente, en algunos barrios esta faltante ha comenzado a preocupar a los vecinos.

Gil comentó: “La red no tiene tiempo de recuperarse, no tiene tiempo porque es mucho el consumo y el sistema no tiene tiempo. Los tres acueductos principales están sanos, funcionando a pleno, la parte estructural está en perfectas condiciones, no hay ningún siniestro”.

La problemática radica en el consumo desmedido, cada habitante de Villa Mercedes, está consumiendo en estos días un promedio de 600 litros, cuando en realidad corresponde que sean 200 litros por persona. Estos números sirven para dimensionar que se ha triplicado en estos días, la cantidad de consumo y evidencian que se está haciendo un mal uso del agua.

Ante esta situación, Luis Gil, mantuvo una reunión con el secretario de Gobierno, Diego Ochoa. Las acciones en conjunto conllevan controles más estrictos y multas más severas, por lo que un grupo de inspectores estará abocado exclusivamente al control con el objetivo de detectar derroche de agua en distintos puntos de la ciudad.

“Nosotros le pedimos a la comunidad de Villa Mercedes solidaridad en el uso del agua, porque mientras hay sectores de la ciudad en donde el servicio es normal, porque están mejor conectados al acueducto, o tienen redes más nuevas o no tienen dificultades, son sectores en donde se derrocha mucha agua y en otros lugares el agua apenas alcanza para las necesidades básicas”, argumentó Luis Gil.

Actualmente, Villa Mercedes cuenta con 10 millones de litros de agua en los reservorios de La Ribera y el Vulpiani. Por caso, este último inyecta 2 millones de litros por hora al sistema. Cabe destacar que la captación, el filtrado, la depuración y las 10 bombas que utilizan el sistema se encuentran en perfecto estado y funcionamiento.

“Si yo estoy gastando agua de manera desmedida, le estoy quitando la posibilidad que tenga agua a otro vecino, que seguramente es un familiar mío o un amigo. La consecuencia, de quien derrocha, es que alguien se queda sin agua”, cerró Luis Gil.

Nota y fotos: Prensa Municipalidad de Villa Mercedes.