Tras 14 días de debate y negociaciones en la capital española, representantes de casi 200 países lograron un acuerdo ambiental llamado “Chile-Madrid tiempo de actuar”, el cual marca los objetivos de protección climática para el 2020. Sin embargo, las conclusiones de la Cumbre del Clima no dejaron conformes a dirigentes y organismos ambientales quienes aseguran que las acciones de las grandes potencias mundiales han sido lentas e inadecuadas.

Luego de conocerse las definiciones que dejó la COP25, la secretaria de Medio Ambiente y Parques de la Provincia, Natalia Spinuzza, manifestó: “Todos los paneles políticos entienden y aceptan la mirada científica sobre el calentamiento global y la implicancia del aumento del dióxido de carbono en este tema. Sin embargo, cuando la única respuesta debería ser la disminución de este gas, sólo aparecen trabas que no permiten el desarrollo de un verdadero plan contra el Cambio Climático”.

El mayor problema radica en los máximos productores de gases de efecto invernadero: China, Estados Unidos, India, Rusia, Corea del Sur y, en menor medida, Japón son responsables del 60% de la emisión de CO2, pero, pese a algunas declaraciones que firman, no tienen interés en cambiar fuentes de energía contaminantes por otras limpias debido a la posible pérdida de competitividad.

“El objetivo más importante de la COP25, era el de regular los Mercados de Carbono, pero los negociadores no lograron llegar a un acuerdo. Los líderes mundiales tienen que replantearse su compromiso ambiental, porque los resultados de la COP25 son inaceptables”, agregó Spinuzza.

La opinión de la secretaria de Medio Ambiente concuerda con la del reconocido economista, ex secretario de Energía y miembro de la Academia Argentina de Ciencias del Ambiente, Alieto Guadagni, quien en una columna de opinión expresó que “era imprescindible que en esta reunión de Madrid se hubiera acordado reforzar los compromisos nacionales de reducción de las emisiones de carbono de forma drástica, ya que decarbonizar la economía exigirá grandes cambios estructurales en los patrones de producción y consumo de energía. Pero lamentablemente, los resultados de esta COP25 estuvieron muy lejos de las demandas de los científicos que piden acciones urgentes para detener el aumento de temperaturas con efectos catastróficos”.

En la misma columna, Guadagni cita datos alarmantes de la Organización Meteorológica Mundial, que ponen en evidencia la gravedad de la situación global. Entre ellos que las olas de calor y las inundaciones que solían producirse “una vez cada 100 años” son ahora cada vez más frecuentes, las precipitaciones son cada vez más irregulares, afectando el rendimiento de las cosechas, el calor extremo afecta cada vez más la salud de las personas y los sistemas sanitarios, y que en 2018 las concentraciones de CO2 alcanzaron su valor máximo, con un aumento de casi 150 por ciento con respecto a los niveles preindustriales (1750).

A las voces que desde hace años advierten sobre la problemática mundial del cambio climático y el calentamiento global, se sumó en los últimos tiempos la de Greta Thunberg, la joven activista sueca que despierta amores y odios pero que no deja a nadie indiferente y eso es lo importante.

De los 14 días que duró la Cumbre, estuvo presente en 6 y no pasó inadvertida. Su mensaje fue como siempre histriónico y con un llamado urgente: “Nuestros líderes no se están comportando como si estuviéramos en una emergencia y la emergencia climática no es un problema futuro, es algo que nos está afectando ya”, dijo.

La realidad de la Provincia

En San Luis, desde hace 10 años, se gestiona con una visión superadora en cuanto a desarrollo sostenible. Gracias al Plan Maestro Ambiental, elaborado por el Gobernador Alberto Rodríguez Saá, denominado “Tratado de Paz entre Progreso y Medio Ambiente” el desarrollo de la provincia va de la mano del cuidado de la casa común.

La fuerte política de forestación, que se ejecuta permanentemente, es una de las herramientas indispensables para contribuir en la disminución de los gases de efecto invernadero que se encuentran en la atmósfera.

Respecto a residuos, la provincia implementa un Plan de Regionalización de RSU con el objetivo de realizar un correcto tratamiento de los desechos domiciliarios e industriales de gran parte del territorio sanluiseño.