Así lo expresó la secretaria de Medio Ambiente luego de presidir la inauguración del quinto invernadero del Vivero Provincial, ubicado en la ex Colonia Hogar. La construcción de la nueva estructura comenzó en junio, y se realizó  con la colaboración del Ministerio de Desarrollo Social y trabajadores del plan de Inclusión Social.

En San Luis el cuidado ambiental es una prioridad que se consolida a diario con las acciones que se implementan desde el Gobierno provincial. Entre las múltiples políticas que se ejecutan, se abrió un nuevo espacio para aumentar la producción de ejemplares que serán de gran importancia en el Plan forestal; así como continuar llegando a todos los rincones del territorio puntano.

“Este quinto invernadero se suma para seguir logrando una gran producción de especies autóctonas y exóticas. Es parte del crecimiento que se viene desarrollando, hay un gran trabajo desde el inicio, desde la recolección de semillas en todo el territorio provincial, que son trabajadas para lograr una germinación mucho más rápida”, manifestó Natalia Spinuzza.

Asimismo, la secretaria expresó: “Entre las áreas importantes que ya integran el Vivero Provincial, se encuentra el banco de germoplasma, es un espacio clave, de gran importancia ambiental, ya  que posibilita poder conservar la genética de las especies autóctonas que hay en la provincia, y tener todo el respaldo ante cualquier catástrofe. Actualmente se conservan aproximadamente 500.000 semillas de 20 especies”.

La fábrica de oxígeno crece a pasos agigantados

Con una producción anual de más de 40 mil ejemplares, el Vivero Provincial sumó un nuevo invernadero de particulares características, según lo denominó Soledad Arrieta, jefa del Área Viveros: “La disposición del invernadero a diferencia de los otros preexistentes,es semicircular, que permite una mejor captación de la radiación, generando un mejor microclima dentro del invernadero, y logrando una temperatura más controlada”.

Y agregó: “También contamos con canteros suspendidos, es una estructura de malla metálica, y por encima van las macetas, cuya  función se centra cuando la la raíz se asoma, entra en contacto con el aire, se seca y se autopoda, lo que ahorra trabajo, ya que si la maceta estuviese en el suelo, la raíz  empieza a anclarse y explorar el suelo, y al momento de su traslado se arranca, lo que produce un estrés en la planta”.

Por otro lado, Gastón Balcala, jefe del Programa Forestal, se refirió a los objetivos que se diagraman en su área con la nueva incorporación: “Las arbustivas tienen fin de restauración, en una primera instancia se llevarán a las Áreas Naturales Protegidas que han sufrido incendios o erosión,  y las exóticas (retama y laurel en flor) estarán destinadas para la forestación de  rutas y parajes con fines ornamentales”.

Finalmente, el funcionario destacó la organización del equipo de trabajo, que cuenta con 57 personas, divididos en grupos, por un lado seguridad, que está todos los días incluidos los feriados, y por otro se encuentra el personal de riego, que asiste los fines de semana para regar, que es muy importante sobretodo en verano.

 

Nota y foto: Prensa Secretaría de Medio Ambiente.