El Estado se financia por medio del cobro de tributos. A quienes y cuanto se cobra es un modo de distribuir la riqueza del país. Las modificaciones realizadas en la presidencia de Macri, beneficiaron a los que más tienen.

El diario Ámbito Financiero, recoge el informe de la consultora Proyecto Económico, que en base a datos de la AFIP, el INDEC, el SIPA (todos datos oficiales y públicos) hace una comparación sobre el impacto que tuvieron los cambios tributarios introducidos en la actual gestión. El periódico titula:

El número total surge, comparando cuanto hubiera recaudado el Estado nacional (impacta en la coparticipación a las provincias) si no se hubieran modificado las alícuotas impositivas. Es decir, si se hubiese seguido cobrando con las normas imperantes al momento de asumir en diciembre de 2015. El grueso o resumen colocado en una infografía es:

Miremos el detalle de estas decisiones impositivas tomadas y que beneficiaron a los grandes propietarios. El impuesto a los bienes personales grava a quienes tienen un patrimonio importante. En 2015, las alícuotas que debían pagar las personas en forma progresiva cuando el patrimonio era superior a los U$S 30.000, eran de 0,5%; 0,75%; 1% y 1,25% respectivamente. Entre 2016 y 2018, la alícuota se unificó en 0,25%. Dejó de ser progresivo, cuanto más se tiene más se paga.

Según el informe, esto fue lo recaudado por año: 2016 = 19.541 / 2017 = 22.165 / 2018 = 14,517 / 2019 = 29.483; todo en millones de pesos.

Si no se hubieran modificado los porcentuales se podría haber recaudado: 2016 = 34.281 / 2017 = 40.299 / 2018 = 86.257 / 2019 = 133.263. Solo en el impuesto a los bienes personales, el Estado dejó de recaudar (consecuentemente quedó en poder de las personas con mayor patrimonio) 208.394 millones de pesos. Con el 10% de eso se alcanza la cifra que se sacó para que los jubilados tuvieran acceso a los medicamentos

El detalle de cada impuesto, se observa en el siguiente cuadro:

En rasgos generales, se observa que la menor diferencia se observa en contribuciones personales, que solo se abre en los dos últimos años. La diferencia porcentual más notoria se observa en los derechos de exportación (retenciones). Los números son tan grandes que se cuentan en puntos del PBI. Para este año, la consultora estima una merma en la recaudación de estos tributos equivalente al 1,2% del PBI, apenas superior a la del año anterior.

Un error se subsana al ser reconocido. Estas modificaciones no fueron un error. Fue una decisión de como redistribuir la riqueza del país.