Alumnas y alumnos arribaron a la provincia para desarrollar diversas actividades junto a algunas de sus familias y docentes de esa institución educativa de la ciudad de Buenos Aires, la cual contiene a personas en situación de calle.

La delegación se hospeda en el Complejo “Ave Fénix”.

Más de 40 alumnas y alumnos de entre 4 y 16 años que asisten al Centro Educativo “Isauro Arancibia” de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires llegaron este martes a San Luis en el marco de un proyecto pedagógico de esa institución, la cual atiende y contiene a personas que están en situación de calle brindándoles diferentes espacios. Los estudiantes arribaron a la provincia, acompañados por docentes y algunos de sus familias.

La delegación se hospeda en el Complejo “Ave Fénix” y desde su llegada han realizado diferentes actividades en la provincia, organizadas de manera conjunta y voluntaria por personal del Ministerio de Educación, el Programa Deportes y la Facultad de Ciencias Humanas de la Universidad Nacional de San Luis. Cabe señalar que el año pasado la escuela realizó su primer viaje a tierras puntanas.

Este miércoles, la ministra de Educación, Paulina Calderón -acompañada por la jefa del Programa Innovación Educativa, Victoria Vega y la jefa del Subprograma Capacitación Docente, Virginia Miranda-, visitó a estudiantes y docentes del “Isauro Arancibia” y dialogó con los integrantes de la escuela acerca de esta iniciativa de la que están formando parte.

Las alumnas y los alumnos de la institución educativa porteña compartieron momentos de mucha alegría y compañerismo. Además, en el Complejo “Ave Fénix” se hizo un conversatorio donde docentes del “Isauro Arancibia” y de escuelas de distintos modelos de gestión de la provincia intercambiaron experiencias dentro del contexto en el que se desempeñan en cada institución educativa. Por la noche, en tanto, hubo música y color en un encuentro de murgas desarrollado en la plaza Pringles de la ciudad de San Luis.

El jueves, además, disfrutaron de diferentes propuestas en el Parque “La Pedrera” y en el Complejo “Molino Fénix” Villa Mercedes, antes de emprender el regreso a Buenos Aires, previsto para este viernes.

Con respecto a esta visita, la ministra Paulina Calderón afirmó: “Todas las actividades han sido producto de una red de trabajo entre varios organismos. Este encuentro es una experiencia muy rica porque estos docentes tienen que trabajar con un sujeto de aprendizaje que es totalmente carente de todo. Estos niños no solo viven en la calle sino que también nacieron en la calle. Por eso es fundamental la importancia de la escuela como institución en estos casos”.

Y añadió: “En varias oportunidades desde el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires intentaron trasladarlos a otro sitio, ya que la escuela funciona en una casona antigua en San Telmo, pero ellos han logrado permanecer ahí. El cambio que generan en la gente que pasa por esa escuela es muy significativo. La escuela es muy importante en la vida de las personas y eso es algo que demuestra este centro educativo”.

En tanto, Alejandra Soto, coordinadora del Centro de Actividades Infantiles (CAI) y profesora de Tecnología de la escuela, comentó: “Trabajamos en una institución donde la gran mayoría son niñas, niños y adultos que viven en situación de calle, en un contexto de mucha vulnerabilidad; por lo tanto tratamos de incluir y potenciar. Tratamos de potenciar lo bueno y maravilloso que es aprender”.

Asimismo, se refirió a las expectativas con respecto a este viaje y dijo: “Las niñas y niños estaban muy ansiosos por venir a San Luis. Nos preparamos un montón y acá nos recibieron de una manera amorosa y nos recibieron con un montón de cosas. Las y los estudiantes conocieron lugares distintos, conocieron la naturaleza que hay acá y se conectaron con el verde; están felices”.

Finalmente, añadió: “Hay un espacio de infancia dentro de la escuela que piensa, trabaja y sistematiza en base a nuestro sujeto pedagógico. CAI le da a los chicos distintos ritos, como por ejemplo la bienvenida, el saludo y el vínculo con sus familias. También la importancia de la comida, sentarnos, hablar, mirarnos a los ojos. Intentamos devolverles y darles los momentos de infancia que no tuvieron, porque para que un adulto sea sano tiene que tener una infancia sana. Desde el ‘Isauro’ tratamos de que tengan una infancia feliz”.

Nota: Prensa Ministerio de Educación.

Fotos: Prensa Ministerio de Educación / Gentileza.