Los chicos que se consagraron en la primera edición del certamen compartieron distintas actividades culturales, educativas y recreativas durante su estadía en la ciudad de Buenos Aires. Un viaje único con numerosas vivencias enriquecedoras.

Los ganadores de Manos a la Ciencia regresaron con nuevas experiencias y conocimientos.

El Gobierno de San Luis, por medio de la Universidad de La Punta (ULP), impulsó en todo el territorio provincial el certamen de “Manos a la Ciencia”: el concurso destinado a niños y jóvenes sanluiseños para fortalecer e incrementar la curiosidad por la ciencia y la experimentación. Este año se realizó la primera edición y tuvo más de cuatro mil participantes, oriundos de diferentes lugares como: Merlo, Villa Mercedes, Juana Koslay y San Luis. Sus ganadores disfrutaron de un viaje a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires como premio.

Durante su estadía realizaron diferentes actividades, conocieron el Teatro Colón, el Centro Cultural de la Ciencia (conocido como C3), Puerto Madero, El Tigre, Recoleta, el Planetario “Galileo Galilei”, el Jardín Japonés, la histórica librería “El Ateneo”, y visitaron al Museo de Ciencias Naturales.

Con respecto a la experiencia, Camila Spinelli, de 4º año de la escuela Nº 4 “Juan Tulio Zabala”, dijo: “El certamen fue muy lindo. Los vídeos eran muy entretenidos, como así también responder las preguntas. El viaje fue espectacular, fuimos a muchos museos entretenidos como el museo “Prohibido no Tocar”. Aprendí un montón de cosas, con experimentos didácticos”.

Por su parte, la jefa del Subprograma Alfabetización Científica, Andrea Ingano, manifestó: “Los chicos disfrutaron muchísimo el viaje. Fueron unos científicos en potencia, sobre todo en los museos. Allí había desafíos y encontramos que casi todas las experiencias las hemos realizado en el concurso “Manos a la Ciencia”. Además en el Centro Cultural de la Ciencia, en la parte interactiva los chicos experimentaron en los módulos. Luego en laboratorio hicieron experiencias del agua y conocimos la histórica librería “El Ateneo”, donde compraron muchos libros y visitaron cada espacio.

Nota y fotos: Prensa ULP.