La obra forma parte del Mega Plan Sueños Puntanos implementado por el gobernador, Alberto Rodríguez Saá. Actualmente las cuadrillas trabajan en las bases para el posterior relleno de hormigón. El ministro de Obras Públicas e Infraestructura, Felipe Tomasevich, inspeccionó este martes los avances del nuevo edificio de la Escuela Nº 186 “Granadero Juan Miguel Alcaraz”.

A finales de septiembre, se realizó la demolición del antiguo edificio que presentaba un gran deterioro a nivel estructural y pocos días después, el Gobierno provincial dio inicio a la obra en la que se invertirán aproximadamente $15 millones.

Este martes, Tomasevich junto al jefe de Infraestructura Escolar, Diego Canta, inspeccionó los avances de la obra.

El plazo de ejecución es 210 días corridos. El antiguo edificio será reemplazado por otro moderno, innovador e integrador para 50 alumnos. Allí funcionará la institución con modalidad generativa.

Al respecto, Canta recordó: “Estamos construyendo una escuela generativa. El edificio anterior tenía importantes problemas estructurales. Como no era posible hacer arreglos, se decidió demolerlo para iniciar la construcción de una estructura nueva. Es una obra que fue muy pedida por la comunidad de este paraje y el gobernador escuchó esa necesidad, por eso estamos acá trabajando”.

Tomasevich se refirió a los trabajos que se desarrollan en el lugar: “En primera instancia se realizó una demolición total del edificio anterior porque significaba un alto riesgo para los alumnos. Ahora, las cuadrillas trabajan sobre las bases y efectúan los cálculos correspondientes para rellenar con hormigón, un paso previo para luego arrancar la nueva edificación. Esta nueva institución generativa tendrá una capacidad para más del doble de alumnos”, explicó.

“La educación y la salud son pilares de la gestión del gobernador. Eso lo demuestra con obras y con políticas públicas”, expresó el ministro.

Espacio integrador

La renovada escuela se ubicará en el mismo predio donde estaba el edificio viejo que tenía problemas estructurales severos. Tendrá una superficie cubierta destinada a espacios de aprendizaje, SUM, servicios y sala de docentes; una semicubierta y una descubierta.

Con una estructura de hormigón armado, mamposterías revocadas en el interior y el exterior, cubiertas metálicas y una moderna fachada, será un edificio que convivirá con el entorno del paraje. Los espacios contarán con aberturas de aluminio, las puertas de acceso y salidas de emergencias serán vidriadas y tendrán barrales antipánico, y todos los vidrios serán dobles y herméticos. El sistema de iluminación de la futura escuela, tanto interior como exterior, será del tipo LED y el ingreso se realizará a través de un pórtico y una explanada. Además se refaccionarán y se pondrá en valor la torre de agua y el playón deportivo existente. El moderno edificio se equipará con mobiliario interior y exterior acorde a las características de las escuelas generativas: flexibilidad, experimentación, texturas y motivación para trabajar en equipo.

Nota, fotos y video: ANSL.