Denominada “Cosita loca llamada amor: el amor y sus miradas”, tuvo lugar el viernes a la tarde en el auditorio de la Casa, con una importante concurrencia.

El evento comenzó con la bienvenida a los asistentes por parte de la directora de la Casa, Sandra Sirur Flores. El tema elegido para esta charla, con Carlos Cobas como moderador, fue el amor como motivo de estudio desde múltiples aristas y como causa-efecto en el arte, las relaciones interpersonales, los proyectos y la revolución, que atraviesan la historia de la humanidad.

Cobas  es licenciado en psicología (UBA), psicoanalista, docente, director del posgrado “Clínica en las Adicciones”, miembro fundador de la escuela freudiana y del seminario lacaniano de Buenos Aires además de fundador de espacios de investigación y supervisor de diversos hospitales.

Participó del panel la escritora Alejandra Jalof, quien es también integrante de la Asociación Mundial de Psicoanálisis, miembro de la escuela de la orientación lacaniana, docente de la UBA y coordinadora de investigaciones en psicoanálisis y filosofía. ” El amor es como Eros, no es ni bueno ni bello, sino que produce esas cualidades”, analizó.

Se sumó al panel Jorge Arenales Solís, licenciado en ciencias matemáticas con orientación pura, licenciado en ciencias químicas con orientación teórica de la UBA, con treinta años de docencia y colaborador en desarrollo de proyectos en el área de teoría de números. Se refirió al amor desde el movimiento queer y citó fragmentos del manifiesto del amor: “El amor queer disfruta de las historias mientras duran y no sufren la frustración del amor romántico”. Este amor, explicó, no divide la humanidad ni excluye, ya que incluye a los hombres, mujeres, transgéneros, lesbianas, bisexuales, etc, liberando las relaciones de las categorías binarias. “Los amores queer se retroalimentan; no se destruyen, sino que se regeneran”.

Por su parte Helios Buira, artista plástico, cofundador del Programa Cultural en Barrios y de la Calle de los Títeres de la Ciudad de Buenos Aires, habló del amor desde el arte. “El artista puede tomar el amor como tema pero a su vez, ama su obra y lo que hace”, dijo.

Por último la jefa del área de Cultura y Eventos de la Casa, Laura Cuffini, describió el amor como “fuerza creadora”. “Hace poco aprendí que lo que se opone al amor es el miedo. Escribí una novela: ‘Rosalinda va a la montaña’, y la protagonista en la historia se aleja del hogar y del miedo para encontrarse”, expresó la actriz, dramaturga, directora, guionista y escritora.

 

Nota y foto: Prensa de Casa de San Luis en Buenos Aires.