Entre tanto comentario y análisis sobre los gestos, vaya un video sobre los saludos finales que no se vieron en la transmisión oficial. Se debate el índice y se callan los índices.

El primer debate por la presidencia ha finalizado. Se saludan Fernández y Del Caño, comienza a acercarse Espert, llega y saluda a Fernández, en pocos segundos llega Lavagna, un breve abrazo a Fernández, ya está Centurión, saludando, una ronda de 5. Macri aún está cerca de su atril. A 15 segundos del final, el presidente debió recorrer el escenario para ir a saludar a sus otros adversarios, 15 segundos después es el primero en irse, solo. Se escucha a un reportero gráfico decir “foto”, Macri ya no está.

Son imágenes que no se vieron en la transmisión oficial, fueron grabadas con celular por una persona que estuvo presente. Lo recojo porque los debates, análisis, y comentarios posteriores, en diversos medios, se han centrado en lo gestual.

En las competencias deportivas, es común que los participantes (finalizada la justa) saluden al vencedor.

Lo gestual está sumamente estudiado. Los asesores aconsejan hasta el más mínimo detalle. Un ejemplo clásico fue el saludo entre el líder palestino Arafat y el primer ministro israelí Barak, en Camp Davis y la pequeña disputa por hacer pasar al otro primero al lugar de las charlas. Quien extiende la mano primero, quien pone una mano por sobre ese estrechón, etc., etc. Aquí, se acercaron al lugar en que estaba Fernández.

Parece trivial centrarse en este aspecto, pero ante tanto debate sobre el índice y no sobre los índices, me sentí obligado.

Por otra parte me parece curioso que cuando los debates no existían, escuchábamos que eran imprescindibles para una democracia madura, que no éramos un país serio por no tenerlos y más. Un reclamo generalizado por los debates. Hoy que están, se escucha, por los mismos medios, que el formato no sirve, que aquí nadie gana, que es un show, casi, casi que no sirven. Raro ¿no?