Este miércoles, la sala “Berta Vidal de Battini”, del Centro Cultural “Puente Blanco”, se vio desbordada ante la cantidad de gente que se acercó a compartir un espacio de reflexión y debate junto a la concejal Ayelén Mazzina. En un clima distendido, la joven política habló de diversidad, de identidad de género, del rol de la mujer en el ámbito político y del futuro que imagina para San Luis.

Cada 15 días, el Ciclo Empoderarte, organizado por el Programa Cultura, desembarca en alguna de las históricas salas del “Puente Blanco” con propuestas que invitan al debate y a la interpelación, siempre con una mirada centrada en la perspectiva de género.

Esta semana fue el turno de Ayelén Mazzina, quien, entrevistada por la reconocida gestora cultural Verónica Fiorito, se animó a una charla en la que la emoción y el compromiso tomaron la palabra.

“Me sentí muy bien, súper orgullosa, muy cálida la gente; sentí que estábamos conectados cuando hablaba”, expresó Ayelén.

Tras un profundo repaso por diferentes situaciones de su vida, Mazzina reflexionó: “Empecé a entender un montón de cosas que me pasaron, como lo que conté del acoso laboral y el trabajo no remunerado de nuestros abuelos. Son temas que en su momento los desconocía porque no estaban instalados en la sociedad. Hoy se le puede acercar a la gente, por ejemplo, que el 76 % del trabajo doméstico no remunerado lo hacen las mujeres, como lo hizo mi abuela”.

La Ayelén Mazzina de hoy, compañera de luchas, no olvida que “dentro del colectivo en el que milito, el de la diversidad, sigo siendo Ayelén, sigo siendo una mujer, sigo siendo una ciudadana que necesita los mismos derechos para vivir. Esto es una apertura para toda la juventud, para aquella persona que todavía no se anima a salir y a ser feliz”.

“Vengo con toda la fuerza de las voces silenciadas, de las mujeres y de la juventud. Tenemos deudas históricas con los jóvenes. Y en San Luis el promotor de las diversidades, no solo de género sino generacionales, es Alberto Rodríguez Saá quien entiende muy sensible y particularmente estas problemáticas, y creo que me ha invitado y me convoca a ser parte de esta candidatura para que pueda llevar el mensaje de quienes no se animan a hablar”.

Fue otra cita perfecta para el Ciclo Empoderarte. Esta vez, con sensibilidad y transparencia, regaló un mensaje de esperanza que era esperado por todas y todos.

“Hoy la mujer no se calla, la mujer trabaja colectivamente, y estos encuentros sirven para construirnos y deconstruirnos”, culminó Ayelén.

Nota, fotos y video: ANSL.