Fue durante un ciclo de capacitaciones propuesto por la Cámara de Comercio, Industria y Producción de San Luis. El encuentro, que contó con diferentes ponencias, se realizó en el marco de la responsabilidad social empresaria.

Bajo el nombre “El medio ambiente y la responsabilidad social empresaria en la vida de la actividad público y privada, el aporte a la comunidad”, la Cámara de Comercio, Industria y Producción de San Luis generó un espacio de reflexión con el fin de contribuir al desarrollo humano sostenible. La apertura de la actividad estuvo a cargo del presidente de la CAME San Luis, Vito Carmosino.

La primera exposición “Medio ambiente, extractivismo y feminismo” estuvo a cargo de la secretaria de Medio Ambiente de la Provincia, Natalia Spinuzza, quien inició su ponencia destacando tres conceptos importantes que surgen de las negociaciones climáticas actuales: la igualdad de género, el empoderamiento de la mujer y la equidad intergeneracional.

Los lineamientos firmados el 12 de diciembre del 2015 en el Acuerdo de París fueron otro de los puntos abordados por Spinuzza, remarcando la respuesta mundial a la amenaza del cambio climático y el compromiso asumido por los Estados para limitar el aumento de la temperatura media mundial a 1,5 ºC con respecto a los niveles preindustriales, reconociendo que ello reduciría considerablemente los efectos negativos del cambio climático; promover un desarrollo con bajas emisiones de gases de efecto invernadero, de un modo que no comprometa la producción de alimentos; y situar los flujos financieros en un nivel compatible con una trayectoria que conduzca a un desarrollo resiliente al clima y con bajas emisiones de gases de efecto invernadero.

Además, la secretaría de Medio Ambiente se refirió a la lógica de funcionamiento y expansión del actual capitalismo, poniendo a este sistema como generador de situaciones crecientemente insostenibles en cuanto a la desigualdad y capacidad de reproducción social de las sociedades humanas. En este contexto Spinuzza manifestó que la pobreza y la violencia generada se centran especialmente sobre las mujeres, sobre cuyas espaldas recaen las tareas de reproducción social, que implican un trabajo no remunerado sobre el cual se basa el sistema capitalista.

Sobre el final de la ponencia, expresó que el sostenimiento del capitalismo extractivista y financiero depende de dos ámbitos imprescindibles para seguir creciendo: la naturaleza (o medioambiente) y el espacio doméstico (el interior de nuestros hogares).

A modo de conclusión Spinuzza indicó: “Si no asumimos nuestras responsabilidades sociales y ambientales ahora mismo, solo nos quedará la esperanza de que los jóvenes generen una ruptura abrupta con una población que envejece cada vez más rápidamente y que mientras se va muriendo se empecina en sostener un sistema/mundo que terminará por excluirla, luego de haber agotado todas las utilidades que podía sustraerles”.

Nota y foto: Prensa Secretaría de Medio Ambiente.