San Luis, de la mano de su ministra de Salud Silvia Sosa Araujo, junto a ministros de Salud de otras provincias argentinas, se reunieron en Capital Federal y exigieron responsabilidad y compromiso al Gobierno nacional mediante un documento que fue presentado en la Cámara de Diputados.

Reclamo. Los ministros de Salud de las distintas provincias que elevaron un documento conjunto ante la Cámara de Diputados.

Los ministros de Salud de las distintas provincias que firmaron el documento elevado a Diputados.

Esta reunión nace de la preocupación y ocupación de cada provincia y fue producto de la indiferencia y la falta de compromiso e incumplimiento de Nación. Es fundamental, teniendo en cuenta que en diciembre las provincias tienen cambio de gabinete, que los ministros salientes dejen en claro para los nuevos funcionarios cómo se encuentra la situación en materia de salud, sabiendo que en muchos casos se utilizó el presupuesto provincial para subsanar las omisiones del gobierno de Mauricio Macri.

“Si bien cada provincia tiene diferentes realidades, lo importante es que logramos juntarnos todos para pedir que Nación cumpla con sus obligaciones. No se pide nada que no esté bajo la órbita de sus obligaciones. Ahora esperamos que seamos escuchados”, comenzó el relato la ministra Sosa Araujo, quien continúo explicando: “Esta situación extraordinaria de emergencia sanitaria como prestacional nos llevó a firmar un documento en reclamo al constante desentendimiento y responsabilidad del Gobierno nacional. Nos encontramos con que muchas provincias tuvieron que usar parte del presupuesto interno para cubrir el déficit que generó la Nación con sus incumplimientos”, señaló.

Los otros ministros de Salud que participaron fueron Alejandra Venerando (San Juan); Andrea Uboldi (Santa Fe); Judit Díaz Bazán (La Rioja); Luis Zapico (Chaco); María Rocío García (Santa Cruz); Natividad Nassif (Santiago del Estero); Ramón Figueroa (Catamarca); Rossana Chahla (Tucumán); Sonia Velázquez (Entre Ríos); Walter Villalba (Misiones), Adrián Pizzi (Chubut), Roque Mascarello (Salta) y Guillermo Ruckauf (Tierra del Fuego).

Los funcionarios provinciales exigen la implementación de medidas urgentes y que se recupere el rol de rectoría del Estado nacional hasta el último día del mandato como la Constitución establece.

Por citar algunos de los incumplimientos graves que Nación tuvo para con las provincias, vale recordar la falta vacunas. Así, San Luis tuvo que comprar inmunizaciones por un total de $24.616.805. Todas vacunas que la Nación debió mandar en tiempo y forma, y no lo hizo. También el Estado puntano compró los medicamentos para los pacientes con HIV, adquirió la leche de inicio de lactancia materna y se hizo cargo de las prestaciones más complejas del Plan Nacional PROFE. Todo esto con dinero de las arcas provinciales.

Lo que se firmó

Entendiendo a la salud como un derecho humano básico, frente a la falta de respuesta a reiterados reclamos realizados por distintas vías y ante la situación extraordinaria de emergencia sanitaria y prestacional, exigimos al gobierno nacional que asuma su responsabilidad frente a estas cuestiones:

  • Abandono de programas nacionales en las provincias y falta de provisión de leche, vacunas, medicamentos, insumos, drogas oncológicas, reactivos, antiretrovirales, entre otros.
  • Deterioro en la cobertura de personas con discapacidad.
  • Falta de regulación que lleva a un aumento explosivo de precios de medicamentos y de bienes y servicios indispensables para la salud de las personas.
  • Falta de previsibilidad y de decisiones políticas sanitarias para determinar qué cubre el Estado nacional”.

Sobre el final de la reunión, los funcionarios trataron la elaboración de un proyecto para que se declare la emergencia nacional en medicamentos.

Nota y foto: Prensa Ministerio de Salud.