Con las cuatro medidas anunciadas ayer, dirigidas al mercado, el Gobierno nacional entró en el incumplimiento del pago de la deuda. Se paga después. Se convoca al Congreso, para pagar después. Se renegociará con el FMI y acreedores externos, para pagar después. Incumplimiento.

Ayer, luego del cierre de los mercados con subida del dólar y el riesgo país, se avisó que el ministro de Hacienda anunciaría medidas. Lo hizo alrededor de las 18:00. Lo anunciado y que hoy recogen los diarios, recordando la canción “Eclipse de Mar” que popularizó Joaquín Sabina. Fueron medidas dirigidas a los mercados.

Repasemos las 4 medidas, o iniciativas en palabras de Lacunza:

Se extendió el vencimiento de deuda de corto plazo (Letes, Lecap, Lecer y Lelink) (15% en fecha, 25% en 3 meses y el 60% restante en 6 meses).

Se envía al Congreso el proyecto de ley para extender el plazo de vencimiento de la deuda de mediano plazo, bajo leyes y jurisdicción local.

Negociación con acreedores extranjeros para extender los vencimientos, Leyes y jurisdicción extranjera.

Renegociación con el FMI. Deuda 2.020-2.023.

Es decir, que el Gobierno no puede cumplir con las obligaciones asumidas por el mismo. No puede pagar en tiempo y forma con los vencimientos de deuda, algunos de ellos asumidos hace apenas meses o días.

Es incumplimiento y pese a que se use la palabra reperfilamiento, es un liso y llano incumplimiento.

El Gobierno decidió pagar después y renegociar más de 100.000 millones de dólares, toda deuda contraída en la gestión de Macri.

La finalidad anunciada, es contar con las reservas del BCRA, para contener la escalada del dólar y así intentar estabilizar la economía. Muy probablemente veamos en los próximos días una nueva y escandalosa fuga de divisas. Nada nuevo si se observa el gráfico publicado en un tuit por Alberto Fernández, hace un par de días, que tiene como fuente al Centro de Investigación y Formación Argentina (CIFRA).