En junio los supermercados vendieron 13,2 % menos que un año atrás. Los alimentos son los productos con mayores ventas. Hay menos empleados mientras que el costo laboral bajó en términos reales.

Los datos oficiales sobre consumo en supermercados y mayoristas, fue publicado por el INDEC. Caídas de dos dígitos.

Llevamos 12 meses consecutivos de caída en el consumo interanual. Desde julio del año pasado los indicadores son negativos. Si se compara el primer semestre de 2019 con el de 2018, la caída del consumo es un 12,8 % menor. En moneda constante se pasó de casi 27,5 mil millones a menos de 24 mil millones, en junio del 2018 y 2019.

 

Los datos laborales del informe sobre supermercados, ayuda también a desmitificar o desmentir aquello de que el costo laboral es la causante del desempleo. Pues se perdieron un 3,2 % de trabajos en un año, y paralelamente los costos laborales se incrementaron solo un 27,6 % cuando la inflación fue de 55,8% de junio 2018 a junio 2019.

Pero confirma que, cuando se implementan políticas neoliberales, la brecha entre los de mayores y menores ingresos se acrecienta. Mientras los costos por salarios de los gerentes o personal jerárquico subieron en moneda corriente un 34,7 %, el de los cajeros, administrativos o repositores solo lo hizo un 26 %.

 

Los datos corresponden a junio de 2019. Es esperable que los que se publicarán en los próximos no mejoren. Pues con la devaluación de la moneda y el casi inmediato traslado a precios es muy improbable que el consumo se reactive. Ya que las medidas paliativas del gobierno, han sido absorbidas por la inflación.