El Gobierno de San Luis ejecuta un espacio de recreación que tiene el objetivo de poner en valor grabados rupestres en piedras. Incluye un paseo de senderos y esculturas.

“Este parque es de gran valor para todos porque es una riqueza cultural para nuestro pueblo. Estamos muy felices y quisimos que el diseño refleje nuestra identidad. Por eso, el artista Claudio Funes de La Toma realizó dos esculturas de piedra maciza”, mencionó el intendente de Saladillo, Daniel Camilli, en referencia a la obra del espacio de recreación que ejecuta el Gobierno provincial, el cual contará además con senderos y una cancha.

“Esta importante obra, a cargo del municipio, generará un punto turístico importante porque en esta área confluían los antiguos habitantes y relata la historia de San Luis. Para nuestro gobernador, Alberto Rodríguez Saá, siempre ha sido significativa la preservación de estas huellas que dejaron nuestros ancestros. La inversión supera los $2.000.000 y está en la etapa final. Además, estas inversiones generan mano de obra local, lo cual es un valor agregado de todas las obras del gobernador”, subrayó el ministro de Obras Públicas e Infraestructura, Felipe Tomasevich.

Arte rupestre

El patrimonio de arte rupestre en la provincia está por encima de la media nacional ya que existen grabados en distintos lugares del territorio local en áreas muy pequeñas. Así lo aseguró el arqueólogo, Guillermo Heider, quien junto a un grupo de investigadores, estudian las huellas que dejaron los antiguos habitantes en las rocas ubicadas en la costa del río Saladillo. “Es claro que están ubicadas en un lugar específico y con una intención. Querían decir algo. En esta región convergen las sierras con el arroyo y las características nos ayudan a entender que era un lugar de paso hace miles de años. Por eso, esta puesta en valor es tan importante porque nos permite comprender las huellas del pasado”, confirmó.

La puesta en valor abarca de la obra consta de 625 m2 sobre la costa del arroyo.

Costanera

El espacio intervenido abarca 4.000 m2 y una cancha de fútbol de 400 m2, la cual se nivelará, remarcará y se cubrirá con césped. “La puesta en valor tuvo el cuidado de resguardar las rocas. Se aprovechó la vegetación de la zona y los desniveles propios del terreno para el diseño, se hizo un cierre perimetral con iluminación LED. También ejecutamos una jerarquización del espacio a través de la construcción de senderos peatonales, un sistema de conexión interno, vereda municipal y cordón, rampa de acceso y colocación de mobiliario urbano”, especificó el jefe del Programa de Obras de Arquitectura, Cristina Rasmussen. Además habrá bicicleteros, bebederos y juegos infantiles.

 

Nota y fotos: Prensa Ministerio de Obras Públicas e Infraestructura.