El predio experimental del Gobierno de San Luis ofrece al comercio local, a través de las tradicionales ferias del Ministerio de Producción, una nutrida variedad de productos envasados, provenientes de cosechas propias y compradas a pequeños productores de la provincia.

Parte de la producción en “Sol Puntano” la derivan hacia distintos procesos, bajo la guía de una ingeniera en alimentos que los asiste en este tipo de tareas.

Con personal e instalaciones bajo impecables condiciones de higiene, la fábrica de “Sol Puntano” elabora y envasa parte de sus cosechas con destino comercial, pero sin perder su objetivo de funcionar como una escuela abierta a cualquier interesado en aprender cada proceso que le permitirá agregar valor a sus producciones.

“Parte de la producción primaria que tenemos en campo se vende en fresco en las ferias y otra parte buscamos darle algún valor agregado, pensando en las oportunidades que tiene San Luis para los productos agroindustriales”, explicó Alfredo Cartellone, gerente de producción de “Sol Puntano”.

Por ejemplo, parte del tomate perita producido en la chacra experimental del Gobierno provincial se deriva a la fábrica y se elaboran y envasan en mitades o en salsa, como también pickles con diversos productos hortícolas, aceitunas griegas negras y verdes en salmuera, aceite de oliva, dulces y mermeladas de duraznos, peras, manzanas y ciruelas.

Con las uvas viníferas se generan varietales propios, como el malbec y un blend de cabernet sauvignon-merlot.

“Queríamos imaginar que el futuro de San Luis pueda tener una orientación de este tipo, no solo pensando en la ganadería y en los cultivos extensivos, sino en las llamadas economías regionales, también presentes en la provincia, que puedan derivar su producción a convertirla en productos elaborados, como el caso del vino, aceite de oliva, salsas, entre otros”, remarcó Cartellone.

Parte de la producción en “Sol Puntano” la derivan hacia distintos procesos, bajo la guía de una ingeniera en alimentos que los asiste en este tipo de tareas junto a un grupo de chicas que semanalmente trabaja en la fábrica.

Paralelamente, “Sol Puntano” tiene contacto directo con productores de San Luis, quienes muchas veces por exceso de producción o problemas climáticos no alcanzan a vender su producción en fresco y buscan alguna alternativa.

“Buscamos aceitar este tipo de actividades para que esos productores puedan tener en ‘Sol Puntano’ una fuente de absorción de esas producciones, como el caso concreto del membrillo, que es un cultivo que no tiene una salida en fresco muy dinámica; compramos parte de esa cosecha para elaborar jaleas, dulces y panes de membrillo”, proyectó el funcionario.

En el caso de los frutos secos también. Hay varios productores en una etapa importante de producción de almendras con cáscara y para darle un valor agregado, “Sol Puntano” cuenta con la única peladora de almendras de la provincia. “Brindamos ese servicio de pelado y procesado dentro de la fábrica con selección manual posterior. Parte de esas producciones las compra “Sol Puntano” o le cobra el servicio con almendras.

Los productos elaborados en el predio tienen diferentes presentaciones comerciales que les permiten tener un vínculo comercial con distintos interesados, como negocios de productos regionales, las ferias del Ministerio de Producción y gente que los empieza a conocer y valora todo esto porque se trata de producciones locales.

Nota, fotos y video: ANSL.