Así lo indicó Rafael Godoy, jefe de la División Bomberos de la Policía de San Luis. En cada ocasión, la Policía inicia los sumarios preventivos para identificar a los responsables y una vez localizados, se procede al juicio con la correspondiente pena que se fijará acorde a los daños registrados. Los incidentes forestales de esta índole generan en el ecosistema daños que son irreversibles o que implicarán el paso de mucho tiempo para recuperarse.

Godoy explicó que “el tema de iniciar fuegos en esta época del año para nuestra provincia es bastante complicado. Si se hace una fogata en un camping, la vegetación alrededor va a estar seca, y en estos meses hay muchos vientos de direcciones variables y con mucha intensidad, todo eso hace que por más pequeño que sea el fuego va a ser poco probable que se lo puede controlar”.

“Le pedimos a la población que evite eliminar residuos con la quema y también que cuando observen una situación extraña donde hay alguien que anda en algún baldío u otro lugar sin un motivo claro, llamen al 911. La Policía tiene la facultad de ir a la zona y comprobar si la persona generó algún incidente de este tipo”, indicó.

En cuanto a las multas y sanciones que fija la ley para los implicados en acciones que derivan en incendios, el titular de Bomberos puntualizó que “en el caso de las quemas controladas, si están autorizadas los individuos tienen delimitados los días y horarios para hacerlo. Tiene que haber bomberos voluntarios en el lugar, a modo de control y prevención. Si es una quema no autorizada, ahí entra en juego la correspondiente multa efectuada por San Luis Solidario. Si la quema controlada se sale del ámbito de la propiedad y daña o perjudica a un tercero, entra la Justicia a analizar y resolver la pena que les corresponde por lo acontecido”.

Para los que se preguntan si alguien que realiza un incendio de manera intencional puede terminar preso, Godoy despejó todo tipo de dudas: “Si es un incendio provocado por alguien para hacer daño a algo o a alguien en particular, ahí comienza a actuar la Justicia, en este caso la Policía haciendo el sumario preventivo para buscar e identificar a los responsables. Una vez que se localiza a esas personas y se comprueba su intencionalidad, se les aplica una pena de prisión y una multa para compensar lo que perjudicaron. Es decir, si se comprueba que la persona generó el incendio con la intención de dañar, luego del juicio puede quedar presa o en prisión por 10 años o más dependiendo el daño que haya ocasionado o si ha afectado a alguien. A eso se exponen quienes inician incendios por razones que sólo ellos conocen”, sentenció.

Consultado acerca del papel que juega la negligencia en todo esto, cuando alguien, sin tener la intención de hacerlo, causa un determinado incendio, Godoy precisó que ante esa situación “el responsable por su descuido tendrá que afrontar una parte civil por los daños que ocasionó y por las personas a las que afectó. Muchas veces, las personas son negligentes cuando se encuentran en zona serrana y hacen una fogata que se torna en un incendio de interfaz como se le llama y que puede terminar en un incendio forestal de mayor magnitud, como el que tuvimos los otros días en la zona de Potrero de los Funes y Estancia Grande”.

Sobre los incendios recientes en la provincia

“El balance del trabajo que se realizó es sumamente positivo. Se trabajó en conjunto con la gente de San Luis Solidario y Bomberos Voluntarios de la Provincia. Tuvimos éxito en todos los incendios que se registraron”, destacó Godoy.

Asimismo, aseguró que “se están investigando las causas que originaron estos incidentes. Cada vez que hay un incendio de estas características que por lo general se inician en zonas donde no se realiza actividad productiva (agropecuaria o ganadera), siempre se procede a efectuar una investigación para determinar las causas que lo generaron”.

Nota, foto central y video: ANSL.

Fotos secundarias: Archivo ANSL.